17 junio 2007

Análisis - Indianápolis 2007

El Gran Premio de Estados Unidos ha sido un resumen de la gira americana: un paseo de McLaren, con la confirmación de Hamilton y la humanización de Alonso.
Lo cierto es que el principal vencedor es el artesano de este éxito, Ron Dennis, que ha conseguido llevar a sus Flechas de Plata un paso por delante de Ferrari, sacando el máximo provecho de la extrema rivalidad entre sus pilotos; los McLaren se han convertido en bólidos inalcanzables, tanto que la única incertidumbre es el orden en que ocuparan las dos primeras plazas. Dennis ha superado con un éxito inesperado dos pruebas que inicialmente beneficiaban a los Rayos Rojos, y en adelante, en la favorable Europa, sólo pueden aumentar la diferencia.

La salida, tal como se esperaba, ha sido un duelo entre las Flechas de Plata, con el ansia, algo más comedida, de Alonso por ganar la primera posición en la primera curva; las condiciones de Indianápolis, que propician los adelantamientos, han hecho que El Nano asumiera menos riesgos, apostando por un adelantamiento en mitad de la carrera tras intentar sobrepasar a su compañero por el exterior.
Sin duda el que mejor ha sabido salir ha sido Kovalainen, que ha aprovechado un nuevo despiste de Räikkönen, rebasado por Heidfeld, para ponerse en paralelo con el Rayo Rojo entre la primera y segunda curva, ganando la quinta plaza en la estela del BMW. Por su parte Vettel ha gastado parte de su crédito en una comprensible salida de novato.

El atasco en la entrada al Infield se ha cobrado las primeras víctimas del Gran Premio. Ralf Schumacher ha embestido el tren trasero de Coulthard en el primer giro, dejando su Toyota aparcado y mandando al Red Bull a su box; el mismo camino que siguió Rubinho en esta primera vuelta, otro afectado de El Hermanísimo.
En la Curva 4 se hacía más grande la diferencia entre los pilotos Renault, al menos en cuanto a concentración, cuando Giancarlo Fisichella apurando el exterior ha pisado la hierba, haciendo un trompo que lo ha colocado en penúltima posición.

En estas primeras vueltas se producía un adelantamiento que iba a desembocar en la situación más interesante de la carrera: en el final de la recta principal Liuzzi pasaba a Wurz, estableciéndose una feroz batalla entre ellos.

El Williams lo ha intentado muchas veces, muy pegado al Toro Rosso, sin desistir tras cada recuperación de Liuzzi; la mejor oportunidad de Wurz, meter el coche por velocidad a la entrada de la Curva 1, era contestada con una frenada bien ajustada, lo que ha prolongado la lucha durante decenas de vueltas.
Por delante la cabeza ha comenzado a separarse, conservándose únicamente la competencia entre Kovalainen y Räikkönen. En la zona media Webber ha despertado y ha iniciado la presión sobre Trulli, más agresiva que la de Vettel sobre Rosberg.

Los adelantamientos han venido servidos por dos coches potentes muy retrasados. Físico, taponado por Button, ha conseguido desembarazarse de él en un largo paralelo, tras varios intentos metiendo medio coche, y se ha lanzado a por Speed, al que ha adelantado con facilidad, uniéndose a la batalla de Liuzzi y Wurz como tercer vagón del trenecito. Por su parte El Huracán ha adelantado con anterioridad a Speed en el Infield con banderas amarillas, colocándose tras Sutil, que ha pasado a intentar aprovechar los errores de Wurz a defenderse del Super Aguri. Cuando Sato ha conseguido pasar al Spyker, se le ha atragantado la Curva 4 de forma similar a Físico, sólo que en esta ocasión el coche ha quedado clavado en la puzzolana, sin posibilidad de volver a pista.
De repente una alteración imprevista en el orden de carrera debido a una excursión de Heidfeld, que ha seguido el trazado original del óvalo y ha tenido que volver campo a través, haciendo un buen tramo off road tras encontrar una puerta al Infield, colocándose en paralelo con Kovalainen, que poco después ha conseguido quitarle la plaza.

El primer pit stop de McLaren, contra todo pronóstico, lo ha realizado Hamilton una vuelta antes que su compañero, acompañado de Massa y Heidfeld. Como resultado, tras la parada, El Nano se ha encontrado con Trulli entre él y su compañero; aunque ha conseguido pasar a Verdaderamente con facilidad, el Toyota le ha hecho perder una ventaja que más tarde echaría de menos y que le ha obligado a esforzarse al máximo para recortar la diferencia hasta quedar pegado a su compañero.
La remontada de Físico se confirmaba con su pasada a Wurz en la Curva 7, antes de la recta de atrás, chocando las ruedas, lo que le dejaba frente a frente con Liuzzi, que ha pasado toda la carrera defendiéndose; pero el Toro Rosso no ha sido rival para el Renault y ha sufrido un tratamiento idéntico al recibido por el Williams. Button, tras pelear con Speed, sutituyó a Fisichella como tercer vagón del trenecito.
La parada de Kovalainen le ha dejado detrás de Iceman y El Bueno, que ha dejado de preocuparse de retener a Räikkönen, que ha escapado, para proteger su posición del Renault.

En cabeza Alonso se echaba sobre Hamilton mientras ambos comenzaban a doblar a otros coches; la
presión de El Nano era máxima hasta llegar ambos McLaren al trenecito, donde Liuzzi se ha convertido en un tapón.
Cuando el Toro Rosso ha entrado al pit lane ha llegado la mejor oportunidad de Alonso, el punto crucial de la carrera. Hamilton se ha echado fuera de la trazada al salir de la Curva 13, en previsión de una posible búsqueda del interior de la Curva 1; efectivamente Fernando había pensado esa maniobra, pero rápidamente ha probado a abrirse al exterior e intentar pasar por velocidad, a lo que Lewis ha contestado buscando al trazada, tapando el hueco y presionando a su compañero hacia el muro.
Un error de El Nano ha dado ventaja a Hamilton, que se ha escapado sentenciando prácticamente la carrera.

La primera parada de Nico Rosberg, con una estrategia muy beneficiosa, ha llegado un poco antes que la
segunda que todos los demás. En esta ocasión Alonso ha entrado antes que Hamilton, y a pesar de ganar casi un segundo no ha conseguido adelantarlo; como le ha ocurrido a Räikkönen con Massa, sometido a una gran presión de Iceman, con un gran ritmo en el segundo stint, aunque la competencia entre los Ferrari se ha mantenido tras el pit stop. Felipe ha estado constantemente pendiente de los espejos, especialmente en el Infield.
De aquí al final la otra lucha interesante la han librado Webber y Trulli por el séptimo puesto; El Almirante
no se ha cansado de intentarlo, a pesar de que el Red Bull, demasiado fuerte, ha tenido que atravesar las dos primeras curvas en línea recta.
La última pasada, muy simbólica, ha sido de Davidson sobre Button en el interior de la Curva 1; y el resto de momentos de interés antes de la bandera dameto han sido tres abandonos. Heidfeld con problemas hidráulicos, que ha perdido unos puntos que le descuelgan de la lucha con Ferrari; Liuzzi, que ha sufrido un injusto final a su carrera a la defensiva, superando el acoso de coches más
rápidos; y el inmerecidisimo abandono de Rosberg, entre las llamas de su motor, cuando se encontraba sexto tras remontar ocho posiciones con una inteligente estrategia. Sebastian Vettel ha ocupado la última plaza de puntos.

La conclusión, para las escuderías punteras, viene a ser la de siempre: McLaren se escapa, y la cuenta atrás para la victoria de Hamilton se ha iniciado, compitiendo únicamente con su compañero con una ventaja que seguramente sabrá administrar con su regularidad.

Es el momento de hablar de tres novatos distintos.
A pesar de puntuar en su primer Gran Premio, Sebastian Vettel ha decepcionado un poco por su exagerada prudencia. Tratando de protegerse en la salida ha caído varios puestos, desaprovechando su buen resultado en la clasificación; no ha cometido muchos más errores, pero por evitar críticas a su inexperiencia su carrera ha sido bastante gris y conservadora, algo que las circunstancias de carrera han premiado con un punto.
Por otro lado Nico Rosberg ha sido el más arriesgado con el planteamiento de Williams a una sola parada; ha conservado sus neumáticos y ha ido ascendiendo, así que cuando sus rivales se han querido dar cuenta había ganado ocho posiciones, cuando se ha demostrado la poca fiabilidad de los Williams. Un apellido como el suyo pesa, pero Rosberg y Wurz están demostrando progresar mejor que su coche.
El héroe de la jornada ha sido Kovalainen, el novato que ha encontrado el camino. La gira americana le ha sentado muy bien y la mejora de su rendimiento con el avance de la temporada ha quedado demostrada; Heikki ha dado muestras de oportunismo en la salida, solvencia y seguridad durante la carrera y agresividad en su adelantamiento afortunado a Heidfeld. Una vez adaptado al coche, comprendiendo los problemas de Renault, Kovalainen a conseguido hacer brillar por fin su talento, y en poco tiempo estará por delante de su compañero.
Norteamérica ha sentado bien a los jóvenes.

La peor parte se la ha llevado El Huracán, con su sanción de diez puestos para el Gran Premio de Francia; aunque los que se han mostrado algo deslucidos han sido Räikkönen y Alonso, que se han visto superados por sus compañeros: Kimi, muy despistado, y Fernando, algo nervioso, esperan a volver a Europa para demostrar sus capacidades.

El Gran Circo los espera, porque los necesita.

Enhorabuena a Hamilton y Kovalainen, las nuevas estrellas, perfectamente asentados en la competición. Felicidades también a Jarno Trulli, que demuestra su gran labor con un coche que hunde a su compañero.

Mucha suerte para Sebastian Vettel, que en Indianápolis se ha abierto un hueco en el Campeonato del Mundo, despertando el interés de las escuderías.

Nos vemos en Magny Cours.

7 comentarios:

Malasombra dijo...

Vaya...
Si no nosotros tenemos que poner un diccionario con los terminos inventados, tu deberias poner una guia con todos los motes de los pilotos...

Muy buen resumen, y que penita lo de Sato...

Il Venturetto dijo...

Sigo pensando que la primera parada de Hamilton la hicieron para evitar el tráfico y que se le acercara Alonso mientras adelantaba doblados.

Muy cierto eso de que "Norteamérica ha sentado bien a los jóvenes".

¡Aupa Sato! ¡Forza Ferrari!

Il Venturetto dijo...

Por cierto, nosotros el único mote que sabemos es el de "el chico de la selva" que decía Jesús Fraile... xDDDD

¡Queremos que vuelva Fraile!

David dijo...

Casi todos los apodos se los debo a Jesús Fraile, máximo valedor de la frase:
Otros vendrán que bueno te harán".

Recuerdo especialmente cuando le dió por decir: "el bueno de Nick Heidfeld" o "los hermanos Miguel y Rafael Zapatero" ... de Frentzen ya ni hablamos.

Eva dijo...

Nunca había visto la f1 hasta el domingo, y debo confensar que me ha encantado. Tampoco había visto nunca a Hamilton sin casco y, la verdad que también me ha gustado un montón. Superficialidades a parte, este juego de ingenieros es de lo más apasionante.
Ya estoy deseando que llegue la proxima carrera.
Por cierto, Sato mola un huevo, un autentico kamikace!

David dijo...

Permíteme que te de la bienvenida a este deporte, que muy pronto descubrirás que es distinto a los demás.

El Gran Circo es a la vez competición tecnológica y lujo decadente: la F1 es tanto los motores afinados y cálculos aerodinámicos como los yates de los pilotos y sus comentarios fuera de lugar.

Il Venturetto dijo...

Pobre Fraile; cuando empieza el previo de los tarados de telecino todavía creo que le oigo decir "El hispano-alemán Frentzen, que tan buenas tortillas trae a las ruedas de prensa, nos ha pedido que saludemos de su parte a todos los aficionados españoles".

Este año ni si quiera ha estado en Le Mans. Le han dejado para la F3000 y comer polvo en el Dakar.

Qué grandes momentos de gloria nos dio cuando empezaba una carrera y decía "Alonso nos ha contado una cosa, pero no podemos decirla hasta que acabe la carrera".

¿Qué decir de su "Las carreras de F1 son como una gran partida de ajedrez"? Esperábamos con ansia las paradas en boxes para que lo dijera, siempre serio, siempre correcto, siempre acertado.

La carrera de Brasil del 2003 la tengo guardada como oro en paño. Cada comentario suyo es como un puñal que se te clava en el páncreas retorciéndose cual salmonete en la red.

¡Fraile for president!


PD: Nunca había oído una mejor definición para la F1 que "juego de ingenieros". Bueno, quizás cuando Lauda dijo que dentro de poco los coches de F1 los iba a poder pilotar un mono.