12 octubre 2008

Análisis - Monte Fuji 2008

Un orden de parrilla poco problemático y la desaparición de cualquier posibilidad de lluvia evaporaban la idea de una carrera loca.
Sin embargo sólo se necesita que el líder del Campeonato del Mundo sufra un cortocircuito partiendo desde la pole para conseguir un
resultado inesperado y un Gran Premio completamente imprevisible.

La salida ha tenido como actores principales a los McLaren, y no precisamente por su brillantez.
El arranque de Hamilton ha sido tan malo que Räikkönen le superaba ampliamente antes de llegar a la
primera curva. Este fallo, habitual y relativamente leve, ha perdido rápidamente importancia: lo realmente grave ha sido el intento de Lewis de arreglarlo, apurando la frenada tanto que se colocó primero pero sin espacio para girar, enviando a Räikkönen por el arcén para evitar el choque.
Kovalainen, lanzado tras los dos, tuvo que buscar una salida por confiar en la maniobra de su compañero que le hizo perder la trazada; a pesar del impacto lateral con Kimi, la Flecha de Plata pudo mantener el ritmo cediendo sólo un pequeño espacio. Trulli, por su parte,
empujó a Massa aunque no de forma tan agresiva como la sufrida por su compañero, dejando abierto el camino.

El beneficio en la salida fue de los más lentos, que se
aferraron al interior de la Curva 1 en vista del tráfico por el borde exterior, y así Kubica y Alonso consiguieron pasar a Heikki y colocarse en cabeza.
El incidente McLaren-Räikkönen tuvo una réplica varios metros atrás, con peor resultado: Piquet desplazó a Nakajima, que se salió de la pista llevándose por delante a Coulthard, que destrozó el Red Bull contra el muro.

La situación se había dado la vuelta - a partir del cuarto puesto de Trulli se alineaban Räikkönen, Bourdais, Massa y Hamilton - pero aún quedaba la maniobra que iba a revolucionar completamente el resultado.
La presión había sobrepasado a Lewis, que consideró necesario adelantar lo antes posible a su rival y lo intentó nada menos que en la chicane; a pesar de conseguirlo en un alarde de técnica impecable, acabó pagando el precio cuando Massa chocó contra su tren trasero, dejándole en sentido contrario a la marcha.
Hamilton marchaba último antes de acabar la primera vuelta, y realizó un pit stop improvisado para variar su estrategia en búsqueda de imprevistos.

Pasado el momento de locura la carrera se estabilizó de golpe a niveles mínimos de acción.
Iceman parecía el único dispuesto a dar algo de espectáculo, pasando a Trulli en Dunlop sin problemas y
aumentando su ritmo a la caza de Kovalainen, consiguiendo de camino vueltas rápidas. Una pequeña sorpresa fue el chocante adelantamiento en la recta principal de Fisichella a Rosberg, que necesitó un par de vueltas para recuperar la posición.
El otro Force India sufrió un reventón, haciendo compañía en los abandonos a Glock, camino del box. La otra gran noticia de la jornada llegó cuando Kovalainen dejó de preocuparse por el acoso de Kimi: el robusto McLaren sufrió una rotura de motor, sumándose a la lista de eliminados - cuatro en 16 vueltas - desde la tercera posición.

Las sanciones llegaron en forma de drive through para Hamilton y Massa - clavado detrás de Bourdais - que los dejaron a la cola del pelotón.
En cabeza Alonso volaba, acercándose cada vez más a Kubica en el final del primer stint, en el que iba a contar con unas vueltas extra. Consecuentemente durante la ronda de repostajes se produjo el cambio en la primera posición y El Nano quedó a expensas de su capacidad para mantener el ritmo y aumentar la diferencia con Robert.
La otra alteración del orden se produjo debido a un problema al cambiar la rueda del Toro Rosso de Bourdais, que perdió la sexta plaza con Piquet, a pesar de su arriesgado intento de pasada por la tierra en la reincorporación de Nelsinho.

Superados los problemas para adelantar a Button, que dejaba a Hamilton acercarse, Massa se vino arriba hasta el final de carrera, pasando a Webber - pendiente de su estrategia a una parada.

Alonso, cada vez más fuerte, mantuvo el liderato en su segundo pit stop; detrás de él Kubica estaba más preocupado por Räikkönen, que se le echaba encima marcando vueltas rápidas, aunque tambien consiguió retener la segunda posición.
Tampoco se libró de problemas Bourdais en el nuevo repostaje: en su vuelta a pista Massa intentó superarle en el exterior de la Curva 1, produciéndose un contacto que terminó con un trompo del Ferrari.
Pendientes precisamente del repostaje de Felipe, séptimo, el orden lo marcaba Alonso, seguido a diez segundos por Kubica y Räikkönen, y detrás Piquet, Trulli y Bourdais.

Toda la emoción se centraba en el duelo entre Robert y Kimi, que tras dos intentos en los que Kubica se agarró al interior de la recta al que tanto provecho ha sacado, facilitó el acercamiento de Nelsinho, lo que finalmente derivó en una carrera cómoda para los tres porque dejaron de competir y ampliaron las distancias.

El protagonista hasta el final fue Massa, con un ritmo espectacular que no sacó hasta las últimos momentos, cuando marchaba décimo y marcó la vuelta rápida. Cuando pasó a Heidfeld, la diferencia de siete segundos con Webber parecía insuperable a falta de siete vueltas.
Sin embargo El Almirante pagó la estrategia de una parada, y con las ruedas completamente desgastadas, pronto tuvo encima a Felipe, que realizó un adelantamiento espectacular con su mayor derroche de talento y ganas de la temporada. Nada más alcanzar al Red Bull, pensando en el argumento defensivo de Mark, colocó el Ferrari en el interior de la recta principal, rozando el muro y corriendo un alto riesgo; cuando parecía imposible pasar, bloqueado por monoplaza y protecciones, aprovechó el ensanchamiento de la salida del pit lane y conquistó brillantemente el interior de la Curva 1.

La bandera damero recibió a Fernando Alonso como vencedor de una carrera ganada con justicia y limpiamente, por méritos propios, en la que se confirmó un cierto desquiciamiento de Hamilton con su desdoblamiento del líder en la última vuelta, completado con el cuarto puesto de Piquet.
Dos puntos más para Vettel, justo por delante de Massa, que recorta lo mínimo la diferencia.

La conclusión fundamental del Gran Premio de Japón pasa por el desastre vivido por McLaren, aceptable, pero que muestra dos síntomas preocupantes.

Por una parte Hamilton parece ser víctima de nuevo de un tipo de presión que le afecta profundamente, y que puede crecer precisamente con el recuerdo de la temporada pasada. En Monte Fuji Lewis no ha parecido él mismo, el piloto sólido con notas de genialidad: los nervios le han vencido, incapaz de superar un mal arranque, y se ha ido deshaciendo durante el desarrollo hasta un final completamente gris.
Sus momentos brillantes pasan precisamente como consecuencia de incidentes como el choque con Massa, que en esta ocasión le ha hecho desaparecer.
Este Hamilton no es el que deslumbró en Spa y Monza; este Hamilton es el que perdió el Campeonato del Mundo en Shanghai, título que este año merece más que nadie, por lo que él equipo debería ponerse a trabajar con urgencia.

Por otro lado, más preocupante de lo que parece es la rotura de motor sufrida por Kovalainen, la primera en dos años, que ha sucedido al final del ciclo de vida del MP4-23. El momento es crucial porque el coche no puede someterse a más cambios y se encuentra, como todos, tirando de su pico de máximo rendimiento hasta el final.
Puede que se trate de una casualidad catastrófica e inevitable, pero el margen de 5 puntos en dos carreras es demasiado estrecho: sea como sea es indispensable que el coche termine, que ya determinaran otros factores el orden.
La desgracia ha cambiado de barrio, aunque considerando individualmente el Gran Premio, la derrota de McLaren ha sido mínima, cediendo poco en una carrera que podría haber terminado realmente mal.

Evidentemente se puede hacer un análisis a la inversa de Ferrari: tercer puesto y su primer piloto recortando diferencias con el líder del Campeonato del Mundo, pero
este resultado sabe a poco.
El coche ha respondido, y Räikkönen y Massa han estado bien - descontando el incidente en la Curva 12 -, pero no han podido vencer a las circunstancias propiciadas por McLaren. Lo cierto es que Iceman apretando al máximo ha sido incapaz de superar a Kubica y ha terminado rindiéndose ante dos rivales que no deberían haberle supuesto grandes problemas con un recta tan larga.
Felipe ha tenido un error en el límite de lo legal, pero en el tramo final de carrera ha sacado una cara que no se había visto en toda la temporada; con unas ganas enormes y la mejor respuesta de los neumáticos blandos se ha comido a todos los demás. Su adelantamiento a Webber ha sido de los más emocionantes del año, una apuesta muy arriesgada pero maravillosa, pero con un premio pequeño: con la sanción de Bourdais sólo dos puntos sobre Hamilton.
Ha sido un triunfo modesto para Ferrari, pero los últimos Grandes Premios se presentan muy bien para la Scudería.

El gran triunfador ha sido Renault, con una victoria y cuarto puesto en los que tiene más parte el ritmo del monoplaza que los sucesos externos.
Alonso ha hecho lo que se esperaba y ha cumplido los planes manteniéndose en el límite de principio a
fin; ha ganado sin excusas, aprovechando una pequeña oportunidad y consolidando el resultado a base de regularidad con un aporte estratégico. Lo que resulta más llamativo, y da buena idea del nivel del coche en Monte Fuji son los cinco puntos de Piquet, que tampoco se ha visto beneficiado por una debacle en cabeza.
Resulta sorprendente que los Toyota hayan sido superados así, y quizá cierta razón pueda residir en la oportunidad de escapar que han tenido los ligeros Alonso y Kubica.

El BMW definitivamente ha caído en la evolución, y
Robert ha quedado prácticamente sólo en su defensa ante Räikkönen, que ha administrado correctamente, desmoralizando de forma efectiva a Kimi.
A Heidfeld, sin embargo, le han quitado tres rivales de delante y ha vuelto a desaparecer; identificado, con diferencia, como el rival más sencillo en la remontada de Massa.
Lo contrario que a Robert le ha ocurrido a Webber, que ha sido beneficiario y víctima de su estrategia: le han faltado neumáticos para defender el puesto que ha logrado su parada única.

Como último detalle Toro Rosso sigue sumando, e incluso con la sanción tras la carrera a Bourdais por su incidente con Massa, Vettel ya acumula más puntos que los dos Red Bull juntos.
Los supervivientes del flojo Gran Premio de Japón se dirigen a un circuito en el que los motores Ferrari tienen bastante ventaja.


Enhorabuena a Renault y a Fernando Alonso por una victoria trabajada y merecida.

Un pequeño toque de atención a McLaren, que puede dejar escapar el título cuando está prácticamente hecho por el ineficiente manejo de la tensión de Hamilton.

Felicidades a Kubica, que a base de constancia se ha colocado en silencio a doce puntos del líder, manteniéndose competitivo en el duelo a tres.


Rumbo a Shanghai.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen analisis pero...
"título que este año merece más que nadie" Es incorrecto , si un piloto aspira a ser campeon debe superar la presion,si no lo hace ha de conformarse.
¿Veremos a Kubica repetir la proeza de Kimi(ojala)?.
Hamilton debe aprender a soportar la presion,si no sera un Alesi con un buen coche...
El tiempo que Mclaren sea capaz de tener el mejor coche claro,Bmw y Renault empiezan a acercarse.
Mansell era el leon,Prost el profesor, ¿sera hamilton el eterno (eyaculador) precoz?.
Hamilton, tu idolo Senna era talento y cabeza ; tu solo eres talento y no siempre...
By Horus a proud friend of Simtek.

Anónimo dijo...

lo siento pero el analisis esta bien pero se lee demasiado claro que minimizas las referencias a alonso y lo que no entiendo es que solventes con casi solo una linea la carrera de kubica. Massa mostro una buena cara... tarde mal y arrastro, kimi no fue capaza de demostrar por que tiene un titulo y lleva un ferrari, hamilton no sufre un nuevo tipo de presion no soporta LA presion, asi de simple. Y no es que Alonso hiciera lo que se esperaba de el por que eso mismo se esperaba de masa, hamilton, kimi o otros y non han sido capaces asi que algo más tendra Alonso que ellos. En general has hecho una descripccion del gran premio correcta pero en donde sobrevaloras a unos pilotos que llevan todo el mundial que no rinden al nivel que de ellos se espera, me gusta ser fan pero no se puede ser fanatico

Iceman86 dijo...

Lo que esta claro es que estos 2 ultimos años gracias a quitar las ayudas y todo eso yo creo que nunca más veremos esos mundiales de 20 ptos, 15 ptos sino veremos mundiales apretadisimos.

Yo sigo diciendo que la victoria, sin quitar méritos Alonso, se ha visto marcada por la salida y cagada de lewis.


Saludos y buen blog, te agrego al link


www.lowetimes.blogspot.com

Il Venturetto dijo...

Anónimo número 2: Si de algo peca el Anaconda es de imparcialidad. Habrás de reconocer conmigo que la carrera de Alonso ha sido tan impecable como anodina. Poco que comentar, y así se ha hecho.

Respecto a Hamilton, dudo que sea capaz de perder el mundial por la presión. La única presión que conoce es la de ganarlo todo a lo bestia, y si como parece tiró de calculadora en Singapur, no creo que le duelan prendas para tirar de calculadora de nuevo.

A Horus: beso el suelo que pisa su excelencia.

Anónimo dijo...

la carrera sería anodina pero si la hubiera hecho shumaquer hubiera dicho que era increible y a las pruebas me remito ¿como puede decir que masa ofrecio su mejor cara al final? claro , con coches con los que si no se nota la diferencia del ferrari es que es para despedirlo a el y quitarle la superlicencia. POr otra parte si hamilton tira de calculadora ¿por que no hoy? quedandose detras de masa sin agobios, manteniendose ahi le hubiera valido y lo acabaria adelantando por que es mejor piloto ¿a que viene esa forma de conducir tan desesperada o las pasadas de frenada para desdoblarse de alonso? veremos si saca de calculadora, lo que se es que mas le vale tomarse una tila si quiere ganar el mundial

David dijo...

DNFTT

Il Venturetto dijo...

DNFTT

Ups! Mea culpa.

J. ARCE dijo...

Bueno, de verdad que se espera de Alonso que gane a cada oportunidad que se le presenta, pero hay pilotos que no son capaces. La carrera en sí si que fue anodina. Después de la vuelta 17 no hubo nada. Yo creo que Hamilton se merece el mundial más que nadie. Hoy metió la pata en la salida pero en el incidente con Massa no tuvo ninguna culpa.

Leonov dijo...

Hola a todos. Coincido con David y con Arce en que Hamilton se merece el mundial. A decir verdad, Mclaren se merece el título, así como Ron y, también, Pedro que en sus años en Mclaren no ha ganado nada, el pobre. Aunque sea en el banquillo.

Yo creo que Kimi necesitaba puntuar y eso era incompatible con luchar contra Robert de una forma un tanto más tenaz. ¿Qué hubiera pasado si en uno de esos rebufos se tocan y queda fuera de carrera?; hubieran sido cinco carreras sin puntuar, además e la consiguiente pérdida de puntos en constructores. Creo que hizo lo inteligente que era terminar la carrera.

Me sorprendió mucho el ritmo de Renault. Como bien dices, Kimi y Massa se repartieron las vueltas rápidas pero durante una buena parte de la carrera, los tiempos de Alonso estaban tres y cuatro décimas por bajo de los Ferrari. Puede que el tráfico no les permitiera dominar la tabla de vueltas rápidas, o puede que sigan los problemas de adherencia por baja temperatura. El caso es que el Ferrari no es el coche más completo.

También a Marc Gené le ha sorprendido mucho el excesivo rendimiento de Renault, como así ha manifestado en su espacio personal que tiene en el diario El Mundo. El margen es mínimo y me cuestiono la razón del alto rendimiento del coche de Alonso.

Por otra parte, me gustaría añadir que Pedro y Marc se contradicen descaradamente respecto del favorito para China. Si bien Pedro ha dicho en varias ocasiones que China es territorio Ferrari total, Marc dice que los Mclaren suelen ir mejor por la existencia de varias curvas rápidas, o al menos eso he creído leer.

David, se te olvida mencionar que Kimi dañó su tren delantero en el toque con Heikki. Son coches débiles en su exterior y el mínimo roce provoca pérdidas de tiempo. Una simple pieza, un simple ala diminuta y se pierde tiempo.

Saludos a todos...

El Hechicero dijo...

Si, Alonso a aprovechado su oportunidad. Pero los demás tienen un campeonato de por medio y están unos pendientes de otros. Alonso no tiene nada que perder y los pilotos que se juegan los mundiales no se fijan mucho en l oque haga él.Les importa lo que hagan sus rivales directos. Así que es más facil que cometan fallos los que se juegan algo a los que no se juegan nada.A ver si vamos a olvidar ,cuando Alonso no se jugaba nada de nada pero el se pensaba que se jugaba algo, los fallos garrafales que cometió.

Por cierto, muy buen análisis.Leerlo es casi como verlo en la tele pero sin Gordo Sandio ni Calvo Dudoso de fondo (lo de dudoso no es por lo de calvo...).

Grande Fisichella!.

Zorro dijo...

Como siempre David da gusto leer tus comentarios; me encanta leer el análisis postcarrera, porque aunque diga anónimo 2 que no, eres imparcial y justo con cada uno de los pilotos y escuderías. Y eso es información.

Si quiero leer panfletos parciales, me compro el MARCA, donde Alonso haga lo que ahga es dios y el resto plebeyos incompetentes...

Un saludo desde la Madriguera!!


PS: Kubica rules!!