23 marzo 2008

Análisis - Sepang 2008

Todas las anticipaciones planteadas para el Gran Premio de Malasia se han visto alteradas antes de la carrera: la lluvia, descartada, y la sanción a McLaren por obstaculizar a Heidfeld en clasificación, propia de los mejores tiempos del Kaiserreich, han sentenciado una carrera aburrida con un ganador perfectamente definido.
Las acciones de BMW han subido espectacularmente, pasando de una posición más defensiva frente a las Flechas de Plata a un ataque directo a Ferrari; en medio del campo de batalla quedaba en solitario Trulli, el héroe del día.

Precisamente la salida ha sido el único despropósito de la carrera de Verdaderamente.

Los Rayos Rojos han escapado en parte gracias a la defensa de posición del Toyota, que se ha situado entre los BMW, empujando a Heidfeld exageradamente hacia el exterior de la primera curva hasta impactar con él, lo que ha permitido a Kubica colocarse tercero, adelantando a ambos por la parte sucia de la Curva 2; aunque sin duda el que más provecho ha sacado de la situación ha sido Mark Webber, que ha rematado una sensacional salida poniéndose delante de El Bueno.

Aparte del bocadillo que ha centrado toda la atención apenas ha habido más incidentes al arranque, un mal presagio sobre la falta de acción competitiva que quedaba por delante. Bourdais quedaba eliminado en la primera vuelta, y Glock chocaba con Rosberg, arrancándole el alerón delantero y eliminando cualquier posibilidad de recuperación. El sencillo adelantamiento simultáneo de Sutil y Barrichello a los Williams hundía aún más al equipo en su fin de semana fatídico.

La maniobra más espectacular del Gran Premio ha sido consecuencia del bloqueo al que los duros Coulthard y Alonso sometían a Heidfeld, que les ha tomado la medida con un coche más rápido.
Aprovechando el intento de El Nano al final de la recta principal, por el exterior, Nick se colocaba en el vértice de la curva, lo que les ha hecho rodar en paralelo hasta la Curva 3, dónde finalmente El Bueno ha conseguido pasar a ambos.
Era el inicio de la inesperada presión de tres pilotos a sus predecesores: Piquet a Button, Trulli a Hamilton y Nakajima a Vettel. Kazuki fue el único capaz de culminar la maniobra, al segundo intento, uniéndose al trenecito de Nelsinho y Botón, mientras que Hamilton, con un ritmo bastante bajo, conseguía escapar de Jarno y acercarse a Webber con bastantes dificultades.

En cabeza los Ferrari volaban, un segundo más rápidos que todos los demás a excepción de Robert Kubica, que con un rendimiento perfecto reducía esta diferencia por vuelta a la mitad. Muy lejos, tras ellos, Kovalainen parecía más cómodo que su compañero, aunque era incapaz de recortar tiempo con los Rayos Rojos, que tenían asegurado definitivamente el doblete.

El primer pit stop ha tenido como primeros protagonistas a Webber, Heidfeld y Trulli, que no han variado sus
posiciones. La entrada de Massa, sin embargo, significaba de forma evidente un cambio de orden perfectamente planeado por la famiglia en lo mejor de su tradición; dos vueltas más tarde, tras el repostaje de Iceman, se establecían las posiciones de forma lógica y precavida para Ferrari, con el valor seguro de Kimi en cabeza.
Más accidentada ha sido la parada de Hamilton; se ha doblado el tiempo previsto debido a un problema al colocar la rueda lenticular, que de todas formas no ha quedado fija con gran riesgo para la refrigeración de los frenos. El otro McLaren, sin problemas, salía por delante de Trulli gracias a las vueltas adicionales.

La reincorporación de Lewis, por delante de Heidfeld y detrás de Trulli y Webber, provocaba una pelea con el Red Bull con poco peligro gracias al oficio de El Almirante, un experto en defensa.
El único capaz de vencer el tedio hacia le que derivaba el Gran Premio era Takuma Sato, primero con su duelo perdido con Nico Rosberg y más tarde con una salida de pista que iba a ser lo más llamativo en muchas vueltas hasta el gran desastre de la carrera, una vez más protagonizado por Ferrari; más concretamente por su futuro piloto de pruebas.

Felipe Massa, completamente solo, demasiado lejos de la primera posición y con la segunda plaza completamente asegurada, ha salido pasado de la Curva 7, cruzando en el siguiente giro el tren trasero con la consecuente salida de pista. Sin embargo el trompo ha sido tan desafortunado que el Rayo Rojo, que a pesar del tiempo perdido mantenía con total seguridad su plaza de podio, ha quedado clavado en la puzzolana.
El festival del absurdo de Ferrari ha podido ser realmente prodigioso teniendo en cuenta que por su parte Iceman
inexplicablemente se dedicaba a marcar vueltas rápidas, hasta que la sensatez proveniente desde el muro le ha ordenado hacer su segundo pit stop.

La última parada ha permitido a los McLaren salir de las apretadas situaciones que los estaban dejando en evidencia: Hamilton y Heidfeld han conseguido adelantar por fin a Webber, y Kovalainen ha abierto hueco en el acoso de Trulli.
La reedición de problemas del pasado en las últimas vueltas era llamativa. En primer lugar un fallo hidraúlico del Toro Rosso dejaba fuera a Vettel, y a continuación en Honda la concentración de los pilotos pasaba factura: excursión de Button por el exterior y drive trough de sanción para Barrichello por exceso de velocidad en el pit lane.

Los neumáticos blandos del último stint sentaban especialmente bien a Hamilton y Alonso. El Renault se
pegaba fuertemente a Webber, pendiente de un fallo de El Almirante, algo bastante complicado; y por su parte la Flecha de Plata recortaba espectacularmente su diferencia con Trulli, casi un segundo por vuelta, a pesar de la solidez y desesperado incremento de ritmo del Toyota. A pesar de ser una acción bastante más factible que el intento de El Nano, y de que el alcance de Verdaderamente fue efectivo en la última vuelta, Lewis renunció a la pasada después de haber asumido el riesgo innecesario de poner al límite su monoplaza.
Algo parecido ha pasado con Heidfeld, que en la penúltima vuelta ha conseguido la mejor marca sin mucho sentido.

La bandera damero vió pasar al sólido Iceman en primer lugar, líder de su propia carrera, seguido a gran distancia del otro contendiente solitario, Kubica, que conseguía su mejor resultado.
El sorprendente y meritorio cuarto puesto de Jarno Trulli, serio y concentrado como nunca, ha cerrado tantas bocas como las que ha llenado de argumentos la actuación de Felipe Massa.

El dato más importante extraído de Sepang es que la falta de grip en la pista influye mucho más que los cambios en las ayudas electrónicas, como ha demostrado la falta de incidentes en un trazado exigente pero limpio, excepto en el caso de pilotos en equipos por encima de sus posibilidades.
Las conclusiones de la carrera son bastante sencillas y evidentes con excepción de una escudería: Ferrari.

Los McLaren han sobrevivido en un circuito y condiciones desfavorables, y ambos pilotos se han mostrado competitivos, mostrándose bastante más atento y en forma Heikki Kovalainen, aunque haya subido al podio por demérito de sus rivales. BMW sigue en la línea ascendente con su segundo podio, menos brillantes pero más regulares, aprovechando las oportunidades de los equipos punteros.
Fernando Alonso ha vuelto a demostrar, en contraste con una discretísima carrera de Piquet, un novato más normal que Lewis y Heikki, que es capaz de suplir las carencias de Renault. De nuevo en los puntos, acompañado de otro profesional, Mark Webber, es el candidato más firme en la pelea por el liderato del segundo nivel.

El gran resultado, descontando el segundo puesto de Kubica, es el conseguido por Trulli.
En una carrera normal, rutinaria, la cuarta plaza requiere solidez y regularidad, dos características habitualmente no asociadas a Verdaderamente. Sin embargo, tras una salida no muy buena, Jarno ha llevado el Toyota, que por fin empieza a responder de forma fiable, al límite, manteniendo un ritmo serio que le ha llevado a presionar incluso a Hamilton. Por fin todo ha funcionado a la perfección y Trulli ha podido aprovechar el gran resultado de la clasificación.

Precisamente así ha quedado en evidencia Timo Glock, incapaz de mantener el coche que ha quedado cuarto por lo negro, perjudicando a una de las grandes decepciones, Williams.
Si Vettel consigue un resultado notable con Toro Rosso, el merito es practicamente suyo en exclusiva puesto que está destinado a los últimos puestos; pero si Rosberg, habitualmente entre los diez primeros, va al fondo, la culpa recae con bastante razón en el equipo, que además parece apostar por un solo piloto. En cuanto a Honda, un nuevo desastre de coche y pilotos que no es capaz de solucionar ni Ross Brawn.

Apostar por un solo piloto es un concepto que inevitablemente lleva al foco de atención del Gran Premio:
Ferrari. Que una victoria sea un despropósito parece increíble, pero con los Rayos Rojos esta temporada todo parece posible.
Culpar a Felipe Massa es sencillo y bastante natural, pero que alguien que debería estar en otra sección de la Scudería, por ejemplo en Toro Rosso, lleve a la grava un coche que Räikkönen ha conducido a la victoria es responsabilidad del que le ha colocado ahí. Massa parece no acostumbrarse sin ayudas electrónicas a la alta velocidad, y debería adaptarse porque a la que va a salir del equipo no va a ser pequeña.
Pero el desgobierno en dirección de pista también ha sido patente con Räikkönen; con el despropósito de Massa reciente y la carrera en el bolsillo, Iceman ha empezado a apretar al máximo, marcando vueltas rápidas, a pesar de los problemas de fiabilidad del último Gran Premio.
Los desastres de Ferrari no son casuales, y Kimi puede ser la gran víctima si el muro no se pone a trabajar en serio: la ausente mano maestra de El Mago del Suspense está demostrando su importancia.


Felicidades a Kimi Räikkönen y Robert Kubica por una carrera impecable, y un toque de advertencia para Massa, más cerca del grupo de Nakajima y Glock.

Una enhorabuena muy especial y merecida para Jarno Trulli, por un cuarto puesto notable, conseguido con mucho trabajo y habilidad.


Zarpamos con rumbo a Bahrein.

19 comentarios:

Il Venturetto dijo...

Qué manera de atizarle a Ferrari... con razón :(

Aunque no estoy de acuerdo en lo del contubernio. No creo que a estas alturas de temporada hagan como en Brasil del año pasado o como en los mejores tiempos de Schumacher-Barrichello (estoy pensando en aquella carrera en Austria). En cuanto Massa ha entrado a boxes Raikkonen se ha puesto a tirar como un loco y en 2 vueltas ha marcado dos vueltas rápidas.

Por cierto, la salida de Alfonso es de las peores que le he visto en su vida.

Y sí, bravíssimo Trulli.

David dijo...

¿Qué no ha sido maniobra del equipo el adelantamiento de Räikkönen?, ¿quién es el ingeuo ahora?.
Un argumento a favor es que cualquier persona sensata tomaría esa decisión, y menos su padre y su mujer seguro que todos se han sentido aliviados con Massa segundo.

Por cierto, enhorabuena, creo que oficialmente eres mi único lector.

Il Venturetto dijo...

Joder, seré ingenuo, pero creo que aunque es cierto que todos estaban más tranquilos con Kimi delante, no le han dicho a Massa que se quite (como seguro que han hecho en otras ocasiones). ¿Y desde cuándo son sensatos en Ferrari?

Y puto gordo y puto calvo diciendo que Kimi no es un piloto para Ferrari. ¿Y Alfonso sí? ¿Y si le dicen que se aparte para que gane su compañero qué va a hacer? ¿Parar el coche y echarse a llorar? Anda y que se vayan los dos a tomar por culo.

Il Venturetto dijo...

Leches, perdón por la salida de tono :(

No es por ti, es por los tarados estos, que me sacan de quicio :´(

Il Venturetto dijo...

Y tranquilo, que Malasombra te leerá mañana en el curro :-P

Il Venturetto dijo...

¿Massa se ha salido en la curva 7? Creía que era la 6...

(Qué palizas estoy, con mi monólogo)

David dijo...

De hecho se ha salido en la ocho, porque venía calentito de la siete.

Y la maniobra no es decirle abiertamente que se quite, sino provocar el adelantamiento ... y que parezca un accidente.

yo dijo...

yo tb te leoooo

David dijo...

Gracias yo, bueno, tú ... gracias seas quien seas.

Il Venturetto dijo...

¿Dos lectores?

Ya tienes uno más que yo .

xDDDD

Malasombra dijo...

Ahi, ahi... repartiendo amor a Ferrari.
Aunque conste que como buen chaquetero (y con el soborno de una bandera de la Scuderia) me he vuelto ferrarista...
Aunque, a diferencia de otros (y no me gusta señalar) tengo el buen juicio de no ser "fans" de Massa, coño...

Bueno, aqui tienes a tu tercer lector... No me llores.

David dijo...

¿Has abandonado el maravilloso mundo de comentar Grandes Premios?, ¿ya no eres experto?.

Il Venturetto dijo...

También ha abandonado el maravilloso mundo de comentar en mi blog.

Menudo gilipollas está hecho.

Malasombra dijo...

Joder cuanta hostilidad...

Lo que pasa es que con vacaciones entremedias, el Experto se convierte en el Puto Vago.
Pero volveremos a sus pantallas para el gran premio de los árabes.

En el caso de Il Venturetto, ha sido un pequeño error de calculo. Se lo compensaremos grandemente.

De todas maneras, intentare hacer algún post de introducción a la nueva temporada.

Cuanto dolor en la Liga Fantástica. Solo 17 puntos. He elegido francamente mal, pero no podía abandonar a Sato.
Y Kawajima promete tardes de gloria.
Si solo Sato tuviera un coche mejor...

David dijo...

Me temo que has confíado demasiado en la gloriosa historia del Imperio del Japón.

Chechu dijo...

Corto no es el post eh... pero bueno sí, muy bueno.
@il venturetto. Massa no es piloto para Ferrari. Alonso sí lo es, por supuesto. No es uqe Massa sea malo, ni mucho menos, lo considero uno de los mejores de la parrilla, pero es demasiado irregular como para correr en un equipo tan exigente y ganador. Fernando es el más constante, calculador y técnico de todos.

Visitad fast-lap-f1.blogspot.com, con las conclusiones de Luigi, Joan y yo.

SAludos.
PD: Ya estás linkeado. Por cierto, yo tb soy fan de Mika Hakkinen y oir el otro día la comparación de su adelantamiento a Schumi con doblado mediante y la ación Heidfeld-Coulthard-Alonso es un insulto para mis oídos.

Carlos Pérez dijo...

Te interesaria participar en una competicion de pronosticos de F1? No hay premio, es simplemente por pura diversion. Estoy buscando gente que quiera participar. Si quieres participar, ponte en contacto conmigo

David dijo...

Bienvenidos a bordo de El Anaconda, el lugar en el que cada comentario es una victoria.

Mira, Chechu (si no uso esta expresión reviento): me gusta la idea de marcar con puntos las claves de la carrera, pero vuestros contenidos son demasiado tendenciosos para mí.
Puede que no lo creais pero me da igual quien gana: sólo me gusta el espectáculo.

Además puedes ver aquí lo que pienso concretamente de la Alonsomanía:
Los Asnos de la Prensa Española IV

En cuanto a Carlos, bien sabe la gente que me conoce que si algo me gusta es apostar; sin embargo ahora mismo estoy participando en un campeonato muy especial relacionado con la F1, donde no se premia a los que mejor lo hacen, sino a los que dan más espectáculo, en cualquier sentido.
Puedes encontrar el enlace en el previo de la temporada:
Revs Up - 2008

Leonov dijo...

Hola a todos.

No había tenido tiempo de leer y, además, la de Malaysia ha sido la primera carrera que he visto ya que la primera me coincidió con un viaje fuera y no pude verla.

En primer lugar, gracias a David por el espacio. Se agradece mucho leer buenos comentarios de F1 en tiempos de tanta cochambre.

Discrepo contigo en dos cuestiones: la primera es que, y siempre bajo mi punto de vista, es injusto lanzar a los diablos a un piloto por un abandono. Hay que recordar que Felipe hizo el sábado el uno, por delante de Kimi. Yo creo que la F1 no funciona como el Real Madrid, en el que hay crisis crónica cuando pierde un partido. Como dijo Jean Todt a los periodistas que el año pasado le preguntaron por el rendimiento de Kimi a principios de temporada: "se lo diré cuando la temporada haya concluído".

En segundo lugar, como tú muy bien has dicho, los Ferrari eran uno segundo (casi un segundo) más rápidos que cualquier otro coche. Por tanto, y con cargas de carburante bajas, aunque le bajes vueltas al coche, éste sigue siendo más rápido. Además, tú mismo quieres espectáculo pues qué más espectáculo que ver a líder de la carrera superarse asimismo.

Soy extremadamente crítico con la Formula 1 conservadora porque navega en la dirección opuesta al espectáculo por lo que, asumiendo los riesgos, apruebo el "canivalismo" de "Räikkö" al más puro estilo Eddie Merckx.

Por lo demás, deseoso de que cambien a los palurdos de Lobato y Serrano.

¡Ah!, y siento decir (fiel a mi honestidad) que disfruto mucho de ver a Alonsito Bocas ahí detrás, calladito. Tal y como se merece un tipo que ha causado tanto daño a la F1. Este lleva camino de convertirse en un segundo Don Johnson, largo de lengua hasta que se echó mano a los bolsillos y los vio vacíos.

Saludos a todos...