10 octubre 2006

Los asnos de la prensa española (IV)


Va a ser una salida de las que hacen epoca

Gonzalo Serrano, antes de cualquier Gran Premio.

El tercer y último problema que quiero tratar en la difícil relación del periodismo es
pañol y la Fórmula 1 tiene nombres y apellidos, y se resume en una palabra: Alonsomanía.

Fernando Alonso es el que ha provocado la atención de los medios sobre este deporte, aunque realmente sobre lo que se han volcado es sobre su figura. Cuando este excepcional piloto consiguió su primer podio pasó del anonimato absoluto que tenían los pilotos de Fórmula 1 en la prensa española al protagonismo más deslumbrante.
De pronto un desconocido ocupaba portadas, triunfando en un deporte muy complejo, seguido en toda Europa; la gente estaba hambrienta de información, apasionada por los ganadores, y es la forma en la que hemos llegado a la situación actual.
Los Grandes Premios son seguidos por millones de personas, pero la enorme mayoría lo hacen sólo por ver a Fernando Alonso.

Por supuesto es algo natural y no criticable: ha ocurrido en otras situaciones, con otros deportes, al surgir un aspirante a leyenda; del mismo modo que es natural el proceso posterior, el retroceso de todos esos aficionados eventuales.
Por eso la Alonsomanía provocada por los medios resulta tan ridícula: en lugar de presentar el deporte, una vez que se ha despertado el interés de forma involuntaria, y lograr mantener un número elevado de aficionados, el culto a la personalidad hará huir a todos cuando desaparezca.
Personalmente añadiré que a pesar de admitir que Fernando Alonso es un genio, y que todavía no se ha ponderado lo suficiente lo que supone haber ganado un Campeonato del Mundo, creo que nunca será un mito.
Sin contar, por supuesto, que nunca se había visto a un piloto criticar a su propio equipo como él lo hace; mostrando una actitud deleznable. Las bravuconadas que hacen reír en boca de Eddie Irvine o Juan Pablo Montoya sólo le hacen parecer un bocazas.

Le falta eso que tienen las leyendas.

Es muy sencillo identificar este problema con ciertos ciertas caras de la prensa española. La faceta más visible de la Alonsomanía son las retransmisiones de Telecinco, comentadas por Antonio Lobato y Gonzalo Serrano.
Cuando la Fórmula 1 dejó su situación precaria en La 2 para pasar a Telecinco de forma estelar, con una gran publicidad, los que habíamos atravesado el desierto siguiendo al Gran Circo no nos podíamos creer lo que se nos anunciaba: presencia en los circuitos, a pie de pista, análisis previo a la carrera, entrevistas, podios ... horarios respetados.
El sueño de tener algo cercano a lo que ofrecía RTL estaba ahí, algo que nunca se había hecho con el deporte en España.
Al principio fue puro entusiasmo, descubriendo algunos aspectos curiosos de este deporte, viendo reportajes técnicos, escuchando a expertos ... pero el tiempo ha acabado revelando la cruda realidad.

La cobertura que Telecinco ofrece de cada Gran Premio a priori es muy completa, sobre todo con ese espacio previo que muchas televisiones del mundo envidiarían; o así fue en un principio. Los reportajes previos han abandonado casi totalmente la mecánica y su espacio lo ocupan vídeos editados por las escuderías como forma de publicitarse; las entrevistas desde la parrilla no se hacen a los pilotos, como pronto se descubrió, se hacen exclusivamente a Fernando Alonso (excepto alguna pregunta a Marc Gené o Pedro Martínez de la Rosa)
Los previos de Telecinco se han convertido en un derroche de medios, aprovechados para mostrar dónde se sienta El Mago del Suspense o el menú del motorhome de Renault.

Antes de analizar a estas luminarias uno a uno me gustaría rescatar los mejores aspectos, que los hay, de las retransmisiones actuales de Fórmula 1.
En primer lugar fueron las primeras en las que se estableció un despliegue referente a un evento deportivo; siendo un mérito mayor dado que la Fórmula 1 no era un espectáculo de masas. También es destacable el esfuerzo por mostrar la historia del Gran Circo, los pilotos, escuderías y trazados legendarios, y buscar expertos de verdad para la elaboración de reportajes.
Quizá mucha de la información sea accesoria, pero es mejor echar para que sobre.
Sin duda lo mejor de las retrasmisiones de Telecinco es Pedro Martínez de la Rosa.
No es locutor, ni periodista; es más importante: es piloto de Fórmula 1. Conoce los aspectos técnicos, sabe lo que es la competición y, sobre todo, basta su palabra para callar los comentarios descabellados que a veces se oyen en la cabina.
Nippon Ichi sabe de lo que habla, y se nota. Sus análisis de la situación de carrera, o del resultado, son precisas miradas de un experto, siempre acertadas, porque ante una acción confusa reconoce su incapacidad para explicarla ante la falta de datos. Se echa de menos Pedro para frenar las teorías de los iluminados comentaristas, que interpretan siempre las claves en pro de Fernando Alonso.
Pedro Martínez de la Rosa está totalmente aparte de los que eran sus compañeros, con otro estilo y autoridad en la materia que lo situaban por encima de ellos, a los que hay que analizar con cuidado.

Victor Seara. El menos malo, quizá porque sea el que menos habla. Está a pie de pista, y durante la carrera en el pit lane, desde dónde hace sus intervenciones, breves y casi siempre respondiendo a preguntas de Antonio Lobato.
No se puede decir que tenga mucho que ver con la Fórmula 1, porque su función la podría hacer cualquier estudiante de periodismo capaz de hacer un par de preguntas manidas, mirar que tiempo hace y diferenciar unos slicks de unos intermedios.
Sin embargo este personaje tiene un weblog en el que loa a Fernando Alonso, por supuesto, en el que analiza la carrera (que dificilmente podrá haber visto) centrándose en las posibilidades y avatares del piloto de Renault, es decir, tiene poco que ver con el Gran Circo; es simple alimento de la Alonsomanía, acorde con este personaje gris.

Antonio Lobato. La cara de la Fórmula 1 en Telecinco. Este periodista deportivo saltó desde tratar de fútbol en los informativos a ser un gurú del automovilismo; su labor es comentar lo que ocurre en carrera, de manera que necesitaría una base mínima y fácilmente adquirible.
Sin embargo Lobato es la Alonsomanía personificada. Su enfoque de la competición está exclusivamente centrado en el piloto asturiano, paisano suyo, independientemente de lo que pase. La interpretación de cualquier suceso se hace a mayor gloria de Fernando Alonso, infalible, de forma que la culpa de sus errores siempre la tiene su equipo, la impericia de los otros corredores o la famosa conspiración, alimentada por este periodista.
Todo lo que no le ocurra a El Nano es ignorado, y es tiempo aprovechado para los cálculos sobre la situación de Alonso en carrera y en el Campeonato del Mundo. En los reportajes previos muestra detalles tan interesantes como el sillón donde se sienta Jean Todt o, por supuesto, la puerta del dormitorio de Fernando Alonso.
Algo pasa en relación al Renault número 1 cuando se escucha su famoso grito de guerra: ¡Atención!.
Su obsesión es comparar a Fernando Alonso con Ayrton Senna (...).
En menor medida defiende a su compañero Pedro Martínez de la Rosa, justificando acciones que en otros pilotos son motivo de protesta o burla:
Ha hecho un trompo, eso sólo les pasa a los valientes.

Gonzalo Serano. El experto en motor. Director de Más Que Coches, es el valor añadido a los comentarios de Lobato con detalles técnicos ... si se puede considerar eso el dar la referencia de los coches.
Éste es el grande, el protagonista, la auténtica figura de las retransmisiones de Telecinco. Gracias a sus comentarios absurdos y opiniones más allá de la subjetividad encarna al asno de la prensa española, mucho más que Jesús Fraile que, al menos, no se presentaba como experto.
En primer lugar posee el principal defecto de Antonio Lobato, es decir, la Alonsomanía y todo lo que implica. Aprovecha saber que su coche se identifica con la referencia R26 para criticar al equipo Renault, sobre todo en cuanto a estrategias, centrándose especialmente en sus esforzados mecánicos.
A partir de ahí se extienden sus odios particulares, basándose en el culto a Fernando Alonso: Ralf Schumacher, haga lo que haga, siempre será considerado un piloto peligroso, que tiene volante en la Fórmula 1 por su hermano (¿realmente este hombre sabe cómo funciona el Gran Circo?); Kimi Räikkönen es un inútil que destroza los motores, la suspensión o los neumáticos por su forma de conducir, un caso contrario al de Renault, culpable de todos los fallos de su primer piloto; o Jenson Button, un piloto mediocre, que apenas ha ganado una carrera y ha realizado algunas de las maniobras más notables de las dos últimas temporadas.
El mejor ejemplo de quién es este tipo y su comportamiento es su relación con Pedro Martínez de la Rosa, la otra cara de la moneda con sus conocimientos y su forma humilde de expresarlos. Nippon Ichi siempre ha preferido mantener las distancias aunque llegado cierto punto ha entrado a corregir algunas opiniones sin sentido, especialmente las de Serrano; con el tiempo la enemistad se ha hecho patente en los directos con los ataques del periodista. La culminación fue una de las últimas intervenciones de Pedro antes de su regreso a las pistas; Gonzalo Serrano dejó caer que su calidad no era suficiente para competir, para llevar el McLaren, en un tono bastante sarcástico, y fue contestado de forma tajante:
Bromas aparte ... porque espero que eso fuera una broma.

Ahora ya no tiene quién le controle por su bien, y todo es posible a partir del momento que pronuncia su lema:

Si parpadean se lo van a perder ... y si bajamos el volumen además lo disfrutaremos.

Antes de enumerar algunas de las joyas que han dejado para la posteridad estos individuos me gustaría destacar cuatro puntos importantes, que mejorarían notablemente la retransmisión:
  1. Existen más pilotos que Fernando Alonso.
  2. Hacer una traducción simultánea es muy difícil; esperando a que acaben las declaraciones se entenderá la versión al castellano y, el que pueda, en el idioma original.
  3. No se debe inventar lo que no se entiende. Si Pedro Martínez de la Rosa entiende las conversaciones por radio y no está, no se debe intentar imitarle.
  4. Magic ya existió en el Gran Circo ... lo llamaban Ayrton Senna.
Ahora sí, Gonzalo Serrano y Antonio Lobato en su salsa.

Button adelantó a Alonso porque tenía problemas mecánicos en el alerón delantero. Parece que con un bache se le descolocó, entonces tuvo que bajar el ritmo, y fue cuando Button aprovechó para adelantar. Después, milagrosamente, el alerón de Alonso se volvió a colocar, puede que con otro bache, todo puede pasar en la Fórmula 1.

Comienza la operación salida en el Gran Premio de Australia.

Y ahí vemos a Fisichella corriendo a 260 nabos por hora.

Los retrovisores del Renault se mueven mucho, estos errores de diseño no deberían pasar en un equipo plagado de ingenieros profesionales que se gastan millonadas en diseñar un coche.

Speed frena 1 segundo antes que Coulthard, se nota la diferente conduccion de un V10. (Diferencia Speed - Coulthard un segundo y varias décimas)

El coche de Kubica debe tener algún problema, no sabemos que le puede estar pasando. (Slicks sobre pista mojada)


(Conversación de Monza 2004)
- Atención señores:¡Alonso es el lider!. Alonso tiene la carrera en sus manos, esta vez nadie lo puede parar. (Vuelta 5)
- ¿Bueno, entonces descartamos a Michael?. (Después del primer
pit stop)
- Schumacher líder provisional, y ficticio ahora mismo. (Ganador Rubens Barrichello, Michael Schumacher segundo y Fernando Alonso retirado)

- Michael ha aflojado en esta vuelta, ha debido encontrar tráfico, porque ha bajado a 1'29" (Tras varias repeticiones de la salida de pista de Schumacher)
- Tendrá las ruedas frías.

- Ha adelantado en la una zona muy complicada, Pedro ¿no es así?.
- No. Ha adelantado en el sitio más adecuado para hacelo.

Esta es la salsa del automovilismo. (Ímola 1994. No comment)

9 comentarios:

kronosXXI dijo...

Voy a hechar de menos esta sección.

Credendo Vides dijo...

Q echar de menos algo es SIN H.
Aisss.
Saludos.

Anónimo dijo...

Es el tipico problema cuando de repente aparece un deportista que logra triunfos en un deporte sin tradición de determinado país. Lo mismo ocurrió en Colombia con Montoya. De repente los narradores de futból se convirtieron en "expertos" analistas de la F1. Logicamente esto se vio reflejado en el apabullamente volúmen de frases y comentarios sin sentido. Aparte para ellos todo lo que hiciera Montoya estaba bien, asi fuera un error evidente y exclusivamente atribuible a Montoya ellos trataban de justificarlo. Se llego al extremo de contratar al papá de Montoya como columnista en un periódico, obviamente el también justifica con los argumentos más ridículos los errores de su hijo.
Alonso es un gran piloto, ahora en McLaren le tomara tiempo para volver a los triunfos, pero si lo hace demostrara que es un piloto completo capaz de sacara adelante una escudería plagada de errores y con alguna gente que no sabe a donde dirigir el equipo.
Totalmente de acuerdo en que nunca llegara a ser un mito porque existe en él algo que no termina de convencer. Cuando quiere aparecer como bravucón no convence, cuando quiere aparentar humildad tampoco logra convencer (a mi parecer puede ser tan arrogante como Schumi o Montoya) y peor aún cuando quiere aparecer como gracioso con sus famosas celebraciones tampoco convence.
Cuando realmente convence es al volante y con su gran forma de conducir. Al final es ahi donde debe convencer.
Felicitaciones por el blog.

Anónimo dijo...

Todo eso que habeis escrito es cierto, pero es justamente lo que deben hacer, hablar de Alonso seguir a Alonso y del resto pasar olímpicamente como hacen en el resto de los paises con sus pilotos, y así suben las audiencias que son justamente las que mantienen todos estos deportes.
En los únicos deportes donde no hay forofismos es en los que no vé nadie por TV, y donde sus seguidores lo son por pura convicción.
Ya sabeis si no os gusta lo que hay , haceos seguidores de badmiton.
ARRIBA FERNANDO ALONSO

David dijo...

Me pregunto si a este último lector le gustaba la F1 antes de que Fernando Alonso apareciera.
No me gusta el bádminton, pero seguramente si surge de su pueblo una estrella de ese gran deporte se hará aficionado.

DiGo dijo...

Me ha gustado mucho tu blog.. todo lo que has dicho en esta pagina es verdad los periodistas son unos vendidos y todavia no se han enterado que existen muchos pilotos en la F-1... y que todos los corredores cometen errores, incluyendo a alonso que para todos es perfecto pero no es asi... hablan de alonso como una estrella pero es un paquete; discriminan a otros corredores y no se han enterado de que si estan ay es por algo. MONTOYA EL MEJORR

PacoR dijo...

"Los Grandes Premios son seguidos por millones de personas, pero la enorme mayoría lo hacen sólo por ver a Fernando Alonso."

Por verlo tragarse un muro...

¡Ralf, vuelve!

Il Venturetto dijo...

¡Queremos más lobatadas! ¡actualizadas!

ARRIBA LA TORTILLA DE PATATAS DE LA MADRE DE FRENTZEN

Al que no le guste la tortilla de patatas de la madre de Frentzen, que se haga seguidor del badminton.

Malasombra dijo...

Gran post!
Queremos comentario de Fraile, El MAESTRO!!

Le falta para mi gusto un poco mas de subjetividad y mala leche, pero bueno... Alguien tiene que hacer post objetivos de las carreras!!

Viva el hispano-aleman Frentzen!
Vivan los elastomeros!