25 agosto 2007

Briefing - Istanbul Park 2007


Una de las competiciones más fuertes de la temporada es la que se está librando por convertirse en el cuarto equipo en el Campeonato del Mundo, con el despegue hacia el máximo rendimiento de BMW. Esta lucha por momentos parece más interesante que la establecida por la victoria final, y provoca una presión parecida sobre las escuderías implicadas.
Red Bull y Williams, dos equipos privados, con resultados por encima de sus espectativas están complicando a las marcas oficiales, irónicamente sus proovedores, alcanzar con claridad un escalón bien definido tras los líderes. A lo largo de la temporada Renault ha conseguido recuperarse y alzarse con una pequeña ventaja, correspondiente con la adaptación de Heikki Kovalainen, mientras que la mala planificación de Toyota en la creación del monoplaza, una vez más, hundía a la escudería convirtiendo a Pascal Vasselon en el hombre más presionado del Gran Circo. Sin embargo recientemente el ritmo ha comenzado a mejorar en clasificación y, tras los resultados del Gran Rollo de Hungría, parece que los ingenieros han encontrado el camino de la competitividad: por este motivo, y vigilando que no sea una excepción como en el caso de Honda, de nuevo al nivel de sus clientes de Super Aguri, la recuperación de Toyota será uno de los principales focos de atención en Istanbul Park.

La lucha por el Mundial de Pilotos permanece en su habitual estado de equilibrio, con cuatro pilotos a una diferencia máxima de 21 puntos; sigue siendo el turno de Ferrari de conseguir un rendimiento notablemente superior ante unas Flechas de Plata que aparentemente sólo tienen que resistir para conseguir el título.
Sin embargo, la pequeña distancia y un circuito exigente como el Otodrom pueden cambiar la situación de forma inesperada con algún extraño incidente, tan habitual esta temporada, desde oportunas salidas del Safety Car hasta sucias trampas.
Los Rayos Rojos, y especialmente Felipe Massa, empiezan a estar obligados a asumir mayores riesgos porque el tiempo para progresar sólo con buen trabajo se acaba.

La clasificación ha marcado, como últimamente es habitual, diferencias notables entre compañeros de equipo y un empate técnico en las primeras posiciones.
La primera ronda se ha iniciado con David Coulthard especialmente fino, y el duelo de Toro Rosso, que lentamente se ha ido decantando a favor de Vitantonio Liuzzi. Los Spyker han sido los primeros en probar el poco grip de la pista, concretamente en la Curva 9; la clasificación era cómoda para casi todos excepto Ralf Schumacher, que ha permanecido entre los eliminados incapaz de acercarse a la marca sobre la que se sostenían Webber y Liuzzi, que ha caído junto a su compañero con el tiempo cumplido, víctima de una última vuelta prodigiosa de Davidson.

En la segunda tanda ha quedado probado el escaso agarre de la Curva 9 con el patinazo que ha acabado con el intento de Wurz. Kovalainen se mostraba fuerte y los BMW seguros de sí mismos, apurando el momento de salir. Entre los eliminados Honda obtenía mejores resultados que Williams, aunque insuficientes en ambos casos.
La tranquilidad se ha agotado con el avance de la sesión, y una milagrosa vuelta, de nuevo, de Davidson colocaba octavo al Super Aguri; inspirados por este precedente Rosberg y Trulli han sacado de su cómoda clasificación a los Red Bull y han puesto en serio peligro a los Renault, con Giancarlo Fisichella en la cuerda floja.

La ronda definitiva ha servido de prueba para Felipe Massa, que se ha empezado a comprobar pronto el estado del punto óptimo de adelantamiento, la Curva 12, y su capacidad de frenada. Desde el inicio los BMW, sin complejos, se han colocado entre Ferrari y McLaren, y Físico confirmaba su hundimiento en la última posición, taponando a Rosberg; la única sorpresa era la falta de progresión de Fernando Alonso, que lentamente ha ido precipitándose del sexto al noveno puesto, mientras su compañero sostenía la pole provisional.
El set up óptimo, tras la alternancia en primer
a posición de Räikkönen y Massa, ha dejado la primera posición en lucha directa entre Lewis Hamilton y Felipe Massa, con victoria final para Ferrari; por detrás Iceman y El Nano, lo que permite intuir con claridad la estrategia de repostajes. Como líder intermedio se ha colocado Kovalainen, en séptima posición, logrando una pequeña victoria para Flavio Briatore.

La previsión, contra lo que pueda parecer, es una batalla entre Räikkönen y Alonso por la victoria, con una ligera ventaja para El Nano. Los resultados similares de los rivales y su aparente falta de ritmo a la altura de sus compañeros invitan a pensar en la táctica; las marcas en los parciales indican que el agarre de las Flechas de Plata es mayor, lo que no sólo minimiza el riesgo de salida de pista, un objetivo natural en el equipo a batir, sino que además facilita el adelantamiento según demuestra la experiencia en Istanbul Park. Otro factor que juega a favor de McLaren es la velocidad punta registrada, aparentemente incompatible con los resultados en la Curva 8, y que será determinante para marcar la diferencia en un circuito dónde ganar posiciones en pista es posible.
El dúo Davidson-Webber es la fuente de espectáculo alternativa a los líderes, que en esta ocasión tendrán que pelear frente a frente, con un Renault por delante que ha dado bastantes muestras de ser inofensivo y una competitividad por encima del potencial de sus coches. La lenta mejoría de los Honda los ha colocado por delante de varios monoplazas muy capaces, una situación que hará emplearse defensivamente a fondo a las Tortugas Ninja.

No pierdas de vista la Curva 9, a Kovalainen, a los McLaren, el agarre y la Curva 12.

2 comentarios:

Leonov dijo...

Hola a todos.

Estoy de acuerdo contigo, David, en que es una lucha entre Kimi y Fernando.

Después de un viernes un tanto extraño, en el que se me han ido por tierra todas las estadísticas que había ido coleccionando durante la temporada, tenemos a un Hamilton que hay ido marcando 29,2 en la primera del viernes; 28,4 en la segunda; 27,3 en la terdera. Mientras que hoy ha hecho 27,5/ 26,9/ 27,3. Destacar le tiempazo de la segunda tanda, bajando un segundo del primer registro de Kimi este fin de semana.

Masa ha ido más regular en sus tiempos mientras que Alonso marcó el mejor tiempo de la segunda tanda de la calificatoria, bajando de 26,9.

Ando un poco perdido, la verdad.

Respecto del comentario que haces respecto de los tiempos por sectores, no olvides que son tandas muy cortas en las que la tónica de la temporada ha sido el dominio de Mclaren y la "pereza" de los Ferrari hasta tres o cuatro vueltas de ritmo.

Según ha comentado Pedro en alguna ocasión, los Ferrari desgastan más regular y consistentemente, que es precisamente lo que exige el circuito. Aquí no le vale a Hamilton salir por delante en el último repostaje. Hay lugar para adelantar así que, de ho haber un desastre, Ferrari tendría que estar arriba. Incluso les han ganado hoy en la batalla de la calificatoria, que siempre había sido territorio Mclaren por andar mejor en tandas muy cortas.

Por último, una vez más, destacar la salva de disparates y memeces que he tenido que escuchar de la boca de Serrano, acusando a Hamilton de haberse demonizado "en todos los sentidos". Eso sin contar con que se ha puesto tan plácidamente a hablar de la vida privada de Lewis; o acusar a mi Grandísimo Mika Häkkinen de alcohólico.

Este tío no tiene remedio...

David dijo...

Procuro poner el volumen mínimo para escuchar el rugido de los motores:
los comentarios me suben el azúcar.