13 mayo 2007

Análisis - Montmeló 2007

La lucha por la victoria en el Gran Premio de España ha sido apasionante, y ha sacado lo mejor de los líderes del Campeonato del Mundo, pero los héroes de la carrera han estado a partir del quinto puesto. Especialmente importante, e histórico, es el primer punto de Super Aguri, conseguido por Takuma Sato, una justa recompensa que confirma el gran rendimiento de la escudería y el excelente estado de forma de El Huracán.
El otro punto de atención ha sido precisamente todo lo contrario: la falta de fiabilidad, demostrada desde el principio de la carrera.

La salida se ha visto frustrada por Jarno Trulli, que ha calado su Toyota, aumentando los nervios de los p
ilotos y arruinando la preparación óptima de los monoplazas.
Cuando el semáforo ha indicado el inicio, David Coulthard ha sido el que ha sacado mayor beneficio, aprovechando el duelo entre los Renault, lanzado por la mejor trazada. Nick Heidfeld ha intentado pasar a Kubica antes de llegar a la curva, el punto elegido por Hamilton para adelantar a Räikkönen; la Flecha de Plata ha ido ganando metros por el interior, y cuando Iceman ha querido reaccionar ya era tarde, y Lewis salía de la curva Renault por delante.

El momento más importante de la carrera ha llegado inmediatemente después de la salida, mientras se establecían las luchas por detrás. Fernando Alonso, que ha recuperado la pasión y motivación perdidas, lo ha arriesgado todo por la victoria, y jugándose un abandono casi seguro se ha tirado al exterior de la primera curva, consiguiendo una ligera ventaja que le ha costado un choque con Massa al cambiar de dirección en Renault. El Nano ha apostado y ha perdido: un paseo por la tierra le ha echo bajar a la cuarta plaza, haciendo la victoria imposible. Sin embargo ha transmitido buenas sensaciones y espectáculo, y no ha tardado en ir a por Iceman con otro arriesgado exterior.
Antes de acabar la primera vuelta Takuma Sato empezaba a dar muestras de su potencial, adelantando a Giancarlo Fisichella, una maniobra que tuvo como víctima a Alexander Wurz, que impactó contra el neumático de Ralf Schumacher, imprevisiblemente frenado para evitar a Físico.

En principio los Toyota comenzaron a remontar, aunque la única batalla de verdad se estableció entre
Fisichella y Jenson Button, que durante muchas vueltas se defendió en un coche manifiestamente inferior, una situación que se prolongó más allá del pit stop. Por delante se formaba un grupo cerrado entre los BMW, Coulthard y Kovalainen, alejados de Ferrari y McLaren, hasta que llegó el momento de las averías.
Casi simultáneamente Mark Webber entraba directamente al box con la transmisión dañada, Jarno Trulli abandonaba por problemas en la inyección, Scott Speed sufría un peligroso reventón a la salida del pit lane; aunque el incidente más importante es el fallo eléctrico en el Rayo Rojo de Kimi, que se vino abajo en plena curva, obligando a El Nano a esquivarlo con pericia, un hecho muy importante en la actual situación de igualdad.

El primero de la cabeza en repostar fue Massa, que parecía destinado a sumarse a la lista de abandonos puesto que un fallo en el enganche de la manguera provocó un incendio sobre la carrocería; sin embargo el fuego se apagó antes de abandonar el pit lane y el que añadió su nombre a la nómina fue Vitantonio Liuzzi, que cerca estuvo de causar un accidente cuando Coulthard se lo encontró camino de su primera parada.
Los problemas seguían acumulándose precipitadamente; Botón y Físico repostaban simultáneamente y a la salida se encontraron con Rubinho, muy fuerte. En el esfuerzo por mantener la posición, trazando la curva en paralelo, Button perdió el alerón delantero al impactar con su compañero, de manera que Físico siguió siendo la sombra de un Honda, aunque con distinto piloto.
Tras la parada de Hamilton, que casi descartaba la victoria, el último en entrar fue Heidfeld que también se vió metido en un lío de su equipo de mecánicos, que le hicieron salir con una de las pistolas aún en la rueda. Poco importó su caída en la clasificación, ya que un poco más tarde el cambio de su BMW se rendiría.
El Superhéroe mantenía ferozmente su posición ante Kovalainen, que empezaba a apretar, demostrando su solidez en un monoplaza que sigue mostrando bastantes carencias.

El segundo pit stop establecía las posiciones de podio definitivas, con Massa, Hamilton y Alonso muy distanciados entre ellos y con un ritmo bajo en los dos primeros, mientras que El Nano comenzaba a preocuparse por Kubica.
Más atrás, en el grupo formado por Coulthard, rocoso, Kovalainen y Rosberg, el Williams demostraba
tener un ritmo mejor que el de sus rivales; mientras que por fin el otro Renault conseguía pasar a la Tortuga Ninja de Barrichello en su segunda parada. Takuma Sato, retrasando al máximo el último pit stop, ha ganado posiciones, que ha debido defender duramente frente a Nico Rosberg.
El nuevo eliminado fue Ralf Schumacher, con la carrera casi sentenciada, aunque aún quedaba una última sorpresa: Fisichella, en la última posición con puntos, debía realizar un pit stop debido a un error de cálculo de Renault, que casi lo deja sin combustible. A la salida del pit lane era rebasado por El Huracán, beneficiado por la gran labor de su equipo y los fallos de los demás, que se limitó a defenderse hasta pasar bajo la bandera damero en octavo lugar.
Previamente Massa, primero, y Coulthard, quinto, se convertían en los otros nombres de la jornada.

A pesar de la escapada de Ferrari no se puede hablar de ventaja en ningún sentido; aunque el segundo
puesto de Lewis Hamilton hace sacar conclusiones bastante contrastadas. El novato es un piloto excepcional, como muchos otros, aunque sus resultados le avalan mucho mejor que cualquier observación; la seriedad de su estilo, la profesionalidad que demuestra, es totalmente lo contrario de lo que esperaba de él: mucho riesgo, errores de inexperto, maniobras atrevidas e irregularidad.
El nuevo líder del Campeonato del Mundo, el más joven en lograrlo, parece intocable, y únicamente algunos bloqueos en las frenadas lo humanizan. Sólo plantea una duda:
¿Cuánto tiempo tardará en ganar su primera carrera?.

El primer buen resultado de Red Bull esta temporada no ha conseguido cambiar el nombre propio del Gran Premio de España: Takuma Sato.
Casi deshauciado, por su arriesgadísimo estilo de conducir, en un equipo de cola, el piloto mantuvo su confianza, y con el trabajo serio que está haciendo esta temporada por fin, con el primer punto de la corta historia de Super Aguri, se ha vengado de Honda
El Huracán ha conseguido lo que parecía imposible: resurgir y asombrar a todos.
Por otro lado los grandes errores han corrido por parte de Renault, con el fallo de estrategia padecido por Fisichella, y BMW, que podía haber optado a podio si no hubieran arruinado con un repostaje desastroso el gran rendimiento de Nick Heidfeld, aunque Kubica ha salvado la carrera con un cuarto puesto. El equipo Toyota sigue siendo inestable, aunque sin duda el más perjudicado por los fallos en el monoplaza es Kimi Räikkönen, que podía haber terminado el Gran Premio como líder del Campeonato del Mundo.

Enhorabuena a Felipe Massa y McLaren, que sólo esforzándose al máximo se mantienen en igualdad, presionándose mutuamente. Ánimo a Kimi y Nick, para que vuelvan arriba y animen aún más el Gran Circo.
Y gracias a Fernando Alonso por volver a poner pasión en la pista.

Muchísimas felicidades a Takuma Sato y Super Aguri, por su primer punto.
El Huracán está empezando a soplar.

Rumbo hacia el puerto base,
regresamos al hogar de la Fórmula1, Mónaco.

1 comentario:

Credendo Vides dijo...

Bueno, como en el anterior no me dejaba comentar lo dejaré en éste.
Sólo era para decirte q me tienes q asesorar, pues en mi curro hay una porra de F1 y ya hay 200 euros de bote.
Yo es q no tengo ni idea de a quien poner.
Pensé en poner a Induraín, no te digo más...
Saludos.