26 abril 2009

Análisis - Sakhir 2009

Cincuenta grados de temperatura en el asfalto anticipaban la aridez de un Gran Premio anodino.
Los pequeños problemas de Toyota con los frenos, la diferencia de rendimiento entre neumáticos y el retorno del KERS al F60 eran los pocos datos precedentes al arranque de la esperada primera carrera normal de la temporada.

La salida ha tenido como protagonista muy destacado a Hamilton.
Trulli y Glock han conservado la delantera, aunque cambiando posiciones. Jarno ha sufrido compitiendo en paralelo con Lewis por la segunda plaza, con Button muy cerca; encajonado, Vettel tuvo que dejar pasar al cuarteto.
Massa también realizó una buena salida, aunque después de pasar a Barr
ichello, chocó contra la rueda trasera de Räikkönen dañando su alerón.

La competición se centró en el duelo directo de
Hamilton y Button, que demostró la superioridad aplastante del Brawn adelantando al McLaren - dotado de KERS - en la recta, ganando fácilmente la trazada antes de llegar a la frenada.
El ritmo de Piquet formó un trenecito tras él en el que Sutil tuvo oportunidad de pegarse con Kovalainen y Piquet hasta golpear a Nakajima.
El resultado de todos los pequeños incidentes de la primera vuelta fue una necesaria pasada para la puesta a punto de Felipe, Kazuki y los dos BMW, sentenciados a una carrera para olvidar.

Con el transcurso de las vueltas la situación se mantuvo: en las dos primeras posiciones los ligeros Toyota, que ni con las vueltas rápidas de Trulli conseguían despegar a Button; con una diferencia de ritmo de ocho décimas Hamilton era alcanzado por Vettel y Barrichello, para beneficio de Jenson, y bastante más atrás, otro medio segundo más lentos, Räikkönen y Alonso rodaban bastante tranquilos.
En la otra zona caliente el grupo de Piquet se hacía dos partes: detrás del Renault, en décima posición, Webber y Fisichella; Kovalainen quedó descolgado, bloqueando a Sutil y Buemi. Paralelamente a la incapacidad de El Almirante de pasar a Nelsinho, el ritmo del otro Red Bull cayó, dejando escapar a Hamilton mientras Rubens empezaba a atacar a Sebastian.

El primer pit stop cumplía los planes, y lo realizó Glock, que pasó a la novena posición en competición directa con Rosberg; Trulli, el siguiente, terminó en una zona conflictiva, entre Räikkönen y Alonso, bastante más próximos. El Nano se lanzó a por el Toyota en la recta, pero Verdaderamente aguantó, así que tuvo que emplearse a fondo tomando las curvas enlazadas en paralelo con toque incluído para conseguir pasarle.
Los repostajes tuvieron un desenlace con suerte completamente opuesta para los Brawn: Botón bajó a la tercera posición y su rival directo, Vettel, quedó agrupado con Rosberg y Hamilton detrás de Jarno, que con los neumáticos duros reducía el ritmo de todos; al otro extremo Rubinho se reincorporó por detrás de Piquet, que ocupando al borde del reglamento toda la pista no dejaba ni un hueco.

Barrichello se desquiciaba detrás del Renault, que durante varias vueltas arruinó el ritmo y posibilidades del Brawn, hasta el punto de pegarse al monoplaza al límite del contacto para lanzarse en la Curva 1 y superarle.
Bastante menos le costó pasar a Glock - cuatro segundos más lento con compuesto duro - menos tenaz que su compañero Trulli, la pesadilla de Vettel, defendiendo la segunda posición.

Al final de tanta lucha Barrichello hizo su segundo repostaje, asegurando una tercera parada, y Vettel aflojó definitivamente, dejando como única noticia el décimo puesto de Fisichella. La explicación de la situación del Force India era bastante interesante: una horrible carrera de BMW, Massa a la cola y Webber defendiendo la decimosegunda posición ante Kovalainen.
Los otros monoplazas en competición directa eran el Ferrari de Räikkönen y el Renault de Alonso, que se aproximó gracias al tiempo que perdió Kimi con Glock, a punto de realizar el segundo pit stop.

En cabeza la victoria estaba sentenciada con los diecisiete segundos de ventaja de Button al final del stint.
Jenson paró simultáneamente con Trulli y Hamilton, ganando el segundo puesto a Räikkönen. Barrichello coincidió con la salida del grupo, se coló entre Toyota y McLaren y comenzó a atacar a Verdaderamente, con una exagerada pasada de frenada en la Curva 1.

Sí se produjo cambio de posiciones entre Webber y Kovalainen, después de muchas vueltas de lucha en pista, aunque Mark tardó poco en recuperar el puesto a su rival.
El mejor espectáculo lo dió Iceman, enfrentado con Glock; en principio Timo se mantuvo por delante aprovechando que Kimi salía del pit lane, pero el Ferrari consiguió ponerse en paralelo con el Toyota, apretó en la siguiente recta y llegando a la Curva 4 ya iba delante, sobre la trazada.

Menos interesante fue la parada de Vettel, que sin las vueltas necesarias simplemente certificaba su segundo puesto, siempre que fuera capaz de devolverle a Trulli su defensa feroz con los neumáticos malos.
Las jornada aciaga de BMW parecía no tener fin, y Kubica hizo un trompo chocando con Nakajima que le convirtió inesperadamente en protagonista, al quedar entre Sebastian y Jarno. Algo parecido sucedía con Barrichello, que tras su tercera parada apretó la lucha de Glock con Räikkönen para recuperar su puesto - de hecho el Brawn casi se los come.

A las dos luchas por el segundo y sexto puesto, implicando a ambos Toyota, se unían dos notas bastante lamentables hasta el final del Gran Premio: el Williams de Nakajima sufrió un problema en la bomba del aceite que le mandó al box y a Massa le costó tanto pasar a Fisichella que acabó apoyándose contra el Force India y sacando de pista a Giancarlo.

La bandera damero recibió a Jenson Button
, seguido por Vettel y Trulli, dándole su tercera victoria, a Hamilton consiguiendo el mejor puesto de McLaren en la temporada y a Räikkönen, consiguiendo los primeros puntos de la Scudería en 2009.

La conclusión es que Brawn sigue manteniendo su ventaja, incluso en una pista que no beneficia sus características especiales, aunque no es tan exagerada respecto a Red Bull y McLaren, los mejor adaptados fuera del Diffuser Gang.
La aportación de Toyota ha sido, de hecho, decisiva en la victoria de Button. Igual que resulta imposible saber si el Brawn ha dado su máximo rendimiento sin ninguna presión tampoco se puede adivinar si el medio segundo de diferencia en el ritmo del Red Bull de Vettel era real. La impresión es que Button podía conseguir aún más distancia y que Vettel, después de tantas vueltas detrás de Trulli, no sólo le ha dejado marchar sino que ha aflojado deliberadamente.
La lectura más positiva que puede extraer Ross Brawn es que Jenson ha respondido bien en la salida, el único punto flaco que hasta ahora se había visto al equipo.

La pérdida de puestos de Toyota prevista ha sido menos pronunciada de lo que se suponía - en parte por la ausencia de rivales como Barrichello y Webber - a pesar de una estrategia discutible: hacer el stint intermedio con los compuestos duros.
Con ese planteamiento el trabajo duro lo han aportado los pilotos, corriendo todo el Gran Premio a la defensiva.
Se han limitado a resistir, como de costumbre, y siguen sumando puntos, aunque evidentemente no es el camino para ganar carreras.

Involutariamente Jarno ha evitado una lucha directa por la victoria, aunque Vettel podría haber hecho más con un Red Bull enfrentado a un ritmo muy bajo. Circunstancias parecidas le han dejado segundo, por otra parte, porque Barrichello también ha pasado toda la carrera en luchas infructuosas. De momento Sebastian sigue ahí, aunque esta no haya sido su actuación más brillante.
Los otros líderes de la adaptación, McLaren, han vuelto a dejar claro dos cosas: que su coche es cada vez más competitivo y que cuentan con dos pilotos, aunque no en proporción uno a uno. La salida de Hamilton ha sido espectacular, y si hubiera adelantado a Trulli el resultado final seguro que hubiera cambiado totalmente; el resto de la carrera ha sido más relajada, con la Flecha de Plata bastante cerca del ritmo de los inalcanzables.
En la próxima revisión del coche podrían estar ganando carreras - en el caso de Kovalainen, entrando en los puntos.

Cerrando la zona de puntos paradójicamente se está celebrando un resultado bastante corto, que en otras circunstancias se pasaría por alto. Los primeros tres puntos para Ferrari han costado cuatro Grandes Premios, y se han conseguido en una carrera que no presagiaba nada bueno, desde el primer incidente de Massa.
El coche sigue sin responder y de hecho cuatro equipos están claramente por delante de los Rayos Rojos, por lo que el mérito de la trascendente jornada corresponde a Kimi Räikkönen, que ha trabajado personalmente el resultado.
Cerrando la zona de puntos está Alonso, que no ha hecho una mala carrera, pero tampoco buena; su participación ha sido tan anodina como el propio Gran Premio y no está muy claro el valor del resultado. Es más sencillo dar importancia merecida a Piquet, al que increíblemente no le ha pasado nada (de todas formas sólo ha habido un abandono).

Los peores, quizá, hayan sido los Williams, que definitivamente quedan descolgados respecto a los equipos punteros tirando por tierra unas expectativas exageradas. Como ocurre con McLaren y Renault, uno de sus problemas es que cuentan con un piloto muy bueno, y nada más.
Al monoplaza no le favorecían las características del trazado, pero son muchos Grandes Premios fallando - apenas un sexto puesto - y se acerca la llegada a Europa, con la consiguiente introducción masiva de mejoras para todos los equipos.


Enhorabuena a Button por su tercera victoria - cada vez más complicada - tocado por la suerte del campeón, y a Toyota por esta prueba de su buen ritmo y constancia.

Decepción por parte de Williams y de Kovalainen, el único que ha quedado realmente en evidencia frente a su compañero.

Felicidades a Kimi Räikkönen por los primeros puntos, un logro individual conseguido para Ferrari con un monoplaza muy corto.


Levamos anclas, rumbo Montmeló.

6 comentarios:

Il Venturetto dijo...

Bueno, por una vez voy a discrepar (sólo un poco, no te preocupes): yo no veo a McLaren "tan adaptado" con el tema de los difusores. Cierto es que Hamilton se hizo un cuarto, pero le costó una vida, y estuvo toda la carrera bregando. Y Kovalainen el 12º, sin haber palmado entradas en boxes con cambios de alerón imprevistos.

Eso sí, si para Barcelona los McLaren y los Ferrari incorporan todo lo que dicen igual no ganan, pero al menos no estarán arrastrándose (esperemos).

Un saludo!

J. ARCE dijo...

Poco jugo se le puede sacar a esra carrera. Los Williams podrían ir bien en Montmeló y podría ser su última oportunidad del año de hacer algo grande. Kova quedando en evidencia, como casi siempre.Mclaren parece el típico equipo voluntarioso pero torpe, sacan resultados a base de vitamina H.

David dijo...

Evidentemente McLaren no es Red Bull, pero el ritmo de carrera es una medida objetiva y Hamilton estaba ahí, a menos de un segundo de Button, Toyota y Vettel.
La progresión con el primer pack de mejoras ha sido tremenda.

Evidentemente siguen tirando de ese concepto que me ha encantado y que pienso apropiarme con permiso de J. Arce: vitamina H.

Albert dijo...

Da igual donde estén Hamilton o McLaren en carrera......el mundial se ha acabado para ellos. Se les acabó en Melbourne gracias a las gilipolleces que vienen haciendo a los últimos años.

Hiarbas dijo...

De acuerdo contigo, David.

Hamilton le saca solo un punto a Alonso, pero la impresion que da el Mclaren es distinta. De penar en la Q1 a seguir de cerca a los Toyota y a Vettel.

Por otra parte, igual hasta Singapur,fijate lo que os digo, no vemos a un Williams capaz de dar la campanada. Sin dinero no hay progresion, y sin progreso solo puedes ponerte como meta algun circuito en concreto. Veremos, como dice mi cuponero.

David dijo...

Si Williams tarda en desarrollar el máximo del coche hasta el Gran Premio de Singapur, descubrirá que los demás ya han llegado y los están esperando.

Creo que si no ha pasado su oportunidad, está cerca.