03 septiembre 2008

Briefing - Spa-Francorchamps 2008

Puede que Lewis Hamilton sólo necesite regularidad para ganar el Campeonato del Mundo, pero si quiere hacerlo como los grandes necesita la victoria en el circuito de los aficionados, la pista legendaria que albergó el mejor adelantamiento de la historia: Spa-Francorchamps.
El lugar en el que Phil Hill alcanzó la gloria en 1961, culminando la hazaña de ser campeón.

Aún contando con los problemas de Ferrari, el asalto de McLaren al Gran Premio de Bélgica es muy complicado debido al dominio de Kimi Räikkönen, único ganador desde 2004, que saca a relucir su talento en un escenario especial para todos los pilotos, donde la habilidad cuenta especialmente.
Eau Rouge impresiona, necesita concentración y seguridad, por eso Iceman parte con una ventaja enorme frente a sus rivales como el único que cuenta con una victoria - descontando a David Coulthard.

Pero el estado de Ferrari pesa demasiado y podría bastar para que McLaren encontrara el hueco.
La fiabilidad de los Rayos Rojos ha quedado expuesta en las últimas carreras como uno de los asuntos más preocupantes del equipo: ver que sus monoplazas empiezan a romper el motor es un desastre de cara a la temporada, pero concretamente en Spa-Francorchamps es una sentencia.
El trazado es durísimo con la mecánica, y las aceleraciones verticales, que juegan a dejar partes del motor sin lubricante, pueden apuntillar a los equipos menos resistentes -sobre todo a los monoplazas que lleven componentes "tocados"- entre los que se encuentra sorprendentemente Ferrari.

Toyota y Toro Rosso se van a encontrar con un circuito muy distinto a los que les han visto obtener sus mejores resultados; será una de las mejores ocasiones para que sus rivales en los puntos recorten diferencias, aunque a pesar de contar con pilotos experimentados Red Bull, Renault y Williams no están sobrados de fiabilidad.
Abriendo y cerrando el grupo Kubica y Heidfeld, respectivamente, respaldados por la seguridad de BMW. Un buen resultado de Robert se da por sentado, sólo con la duda de hasta dónde conseguirá llegar supliendo el extra de sus predecesores con méritos propios y deméritos ajenos; ¿podría pasar a Massa en Bus Stop o a Kovalainen en Kemmel?.

Eau Rouge tiene la respuesta.


La clasificación apuntaba a que iba a dar protagonismo básico a la lluvia, pero el cielo nublado sólo ha dejado una influyente baja temperatura que ha dado alas a los McLaren. El otro centro de atención ha sido Nick Heidfeld, el líder de la rebelión en algunos equipos contra el orden de la temporada.

La primera sesión, con toda la incertidumbre del inestable clima de Spa, ha sentado el orden en cabeza: las Flechas de Plata han superado con facilidad a Massa y, cuando con gran esfuerzo Räikkönen consiguió el segundo puesto, Kovalainen apretó con un primer sector perfecto que le dejó por delante de todos.
Descontando la decimocuarta posición de Sutil - difícil olvidar su gran actuación del año pasado -, la gran sorpresa fue El Bueno, más espabilado que nunca, por delante de su compañero y sin el más mínimo problema.
Los Toro Rosso siguen respondiendo, y sólo han necesitado empezar a precipitarse en la clasificación para dar un golpe contundente: Vettel sexto y Bourdais marcando el mejor tiempo de Q1 gracias a un segundo parcial impresionante. La versión oficial conducida por Webber se vió mal para salir de la zona de eliminación, donde tuvo que dejar a Nakajima.

La segunda tanda empezó de forma igualmente decepcionante para los Rayos Rojos: Iceman fue superado con facilidad por los McLaren - Heikki se colocó primero hasta el final -, aunque con un rendimiento algo mejor que el de su compañero Massa, prácticamente desaparecido desde que vió las nubes.
Heidfeld consiguió el cuarto puesto marcando una fuerte diferencia por los problemas de Kubica con el
sobreviraje, que le obligaron a esforzarse al límite para ser sólo sexto. La tendencia de sus perseguidores era diversa: Renault mejorando, Toyota con un ritmo bajo y los Toro Rosso entre ellos; hasta llegar a la última vuelta en la que el STR3 voló en la parte más técnica logrando el pase a Q3, momento en el que de nuevo Webber escapó por poco, hundiendo a Piquet.

La ronda definitiva ha ofrecido más de lo mismo al principio, con los McLaren dominando de forma
contundente. Tras ellos los problemas de Kubica y la buena actuación de Heidfeld - cuarto - dejaba abierta la lucha por el sexto puesto entre Webber y Alonso, que discretamente ha sido uno de los mejores y más regulares de la jornada, lo que ha decantado finalmente el duelo a su favor.
La vuelta decisiva, después de estar toda la clasificación por debajo, fue el fulgurante resurgir de Massa, que comenzó a batir en cada sector a sus rivales; el intento fue inútil porque la persecución de Hamilton fue impecable, dándole la pole sin posibilidad de apelación, aunque en la parte más rápida fue superado por la velocidad punta de Kovalainen. Por otra parte Vettel y Toro Rosso mostraron sus cartas para la carrera: esperando en el box para hacer el peor tiempo con diferencia, evidentemente con una carga de combustible exagerada.

La previsión es una victoria de Hamilton duramente peleada con Kovalainen.
Habitualmente Feyd-Rautha suele desperdiciar los resultados de partida durante la carrera, pero en los últimos Grandes Premios ha demostrado mantener la concentración; contando con el excelente rendimiento de la clasificación, dónde al igual que Räikkönen se ha mantenido por delante de su compañero excepto en las últimas vueltas, queda claro que a Heikki se le da bien Spa-Francorchamps.

Los Ferrari quedan casi automáticamente descartados de esta guerra interna, gracias a la perfecta adaptación de las Flechas de Plata, aliadas con el clima fresco de Las Ardenas.
No sólo sería sorprendente que Massa llegara a plantar cara a Hamilton: dadas las circunstancias sería extraño que fuera capaz de mantenerse por delante del especializado Räikkönen o incluso que acabara la carrera, dado el estado en el que supuestamente se encuentra su motor.
Los dos Rayos Rojos más bien parece que deberán enfrentarse con el inspirado Heidfeld, que cuenta por fin con una gran posición de salida puesta en relieve por los problemas de Kubica con el set up - otra escudería a la que la pista da la vuelta.

Webber y sobre todo Alonso quedan en una situación óptima para mantenerse en los puntos, con los Toyota hundidos, aunque no deberían relajarse ante la estrategia evidente de Toro Rosso.
Bourdais saldrá a competir desde el principio en un circuito de potencia y habilidad, y Vettel ha cargado gasolina hasta en los bolsillos del mono, lo que supone que si es capaz de mantener, como ha hecho en otras ocasiones, a monoplazas más potentes detrás en las primeras vueltas podría alcanzar el quinto o sexto puesto - sin contar con incidentes que le dejarían en cabeza.

El espectáculo debe correr por parte de los Toyota, obligados a trabajar duro, aunque puede que el gran aporte lo dé Kubica, si consigue ajustar sus reglajes.
Contra lo habitual, existe la posibilidad de un duelo directo por la victoria entre los McLaren, lo que en un escenario como Spa-Francorchamps puede convertirse en una de las actuaciones memorables de esta temporada en el Gran Circo.

No pierdas de vista a Sutil, el tiempo, a Rivage y a Sebastian Vettel.

7 comentarios:

J. ARCE dijo...

Y Massa llega con motor en segundo ciclo...

Leonov dijo...

Me sigue gustando más la variante con la Parada del Autobús.

Y seguro que a Juancho también le gusta más. Y si no que se lo pregunten a Schumacher, cuando se la coló en 2004 por el exterior.

¡Pedazo de adelantamiento!

Como dijo Pedro hace unos meses, "se le echa de menos [a Juancho Montoya]".

El Hechicero dijo...

La Parada Del Autobus ya no existe. en la reforma que se hizo al circuito se la cargaron e hicieron otra a la que le han puesto el mismo nombre, pero ya no es la misma curva. Una lástima.

El punto de Eau Rouge es que ,como no la traces bien, acabas cargándote el coche...

Kimi creo que va a tener la oportunidad de ganar a la heroica, saliendo cuarto o así. Pero ,este año, lo veo muy complicado.

David dijo...

Montoya no está y el Bus stop ya no es lo mismo, pero como se nota que este es el circuito favorito de muchos.

Un año grande 2004, porque no solo Juancho pasó a Schumacher de forma espectacular; también Räikkönen le dió lo suyo en el Raidillon.
Aunque por supuesto no cabe comparación con 2000, con la misma víctima.

McKormick dijo...

Da la impresión de que Ferrari ha superado sus problemas con las bajas temperaturas. Hoy han dominado los libres..

salu2!

PD: es un placer comentar en tu blog, David..

Leonov dijo...

En efecto, no cabe comparación con 2000. Fue uno de los finales de Gran Premio más emocionantes que jamás se haya visto.

Leonov dijo...

Ha sido una gran lástima. Ahora el mundial ya no da mucho de sí.

Es increible cómo se le ha ido la carrera a Kimi, aunque bien es cierto que Lewis ha hecho una buena carrera. Me gusta Hamilton porque no saca nunca la calculadora, como es el caso de uno que yo me sé.