10 mayo 2009

Análisis - Montmeló 2009

Al Gran Premio de España le quedaba un trámite inmediato para convertir la clasificación en resultados: la ordalía de la primera vuelta, la única oportunidad para adelantar.
En Montmeló la arrancada es especialmente importante, y si ha de pasar algo interesante siempre tiene relación con el apagado del semáforo; puede que el KERS sólo ayude en este impulso, pero en la práctica compensa esta intervención puntual y entre los diez primeros
sólo Massa contaba con él.

La salida ha sido decisiva, dentro de lo predecible. Glock se ha quedado clavado, Hamilton ha esquivado al grupo sobre la hierba, a centímetros del muro y Barrichello ha realiza
do una de sus mejores maniobras en años: pegado a Button, imitando cada acción hasta estar lo suficientemente cerca de la frenada, momento en el que pasó a su compañero en un brillante movimiento que impidió que el otro Brawn le devolviera la jugada.
Empatado con Rubinho, Massa inició con decisión su camino como estrella de la carrera; se deshizo de los dos Red Bull llegando a Elf en un coche con un ritmo más bajo.

T
ras ellos, el mal arranque de los Toyota acabó desencadenando un tremendo accidente: Trulli quedó a la altura de Rosberg, que contactó lateralmente con él sacándole al exterior de la primera curva; Sutil, que se la había saltado por dentro decidió volver a la vez que Jarno, si bien el reingreso del Toyota fue increíblemente temerario, lanzándose entre el humo. Buemi se encontró sin hueco para esquivar a Verdaderamente, frenó y Bourdais saltó sobre su rueda desencadenando el desguace, del que se libró parcialmente Nakajima, al que sólo le supuso entrar a cambiar el alerón delantero.

El Safety Car fijó definitivamente la situación del Gran Premio en espera del desarrollo natural de los acontecimientos.

Los Brawn líderes, Felipe reteniendo a Vettel, y Webber, Alonso, Rosberg y Glock separados y muy tranquilos. Sólo en el reinicio El Nano atacó a Mark, que le hizo rodar por el exterior de la recta principal para conseguir pasarle; la pérdida de agarre y trazada facilitó que El Almirante, moviéndose de lado a lado, recuperara su posición en la frenada.

El problema de Kovalainen con el cambio, que le obligó a desfilar hasta el box, fue aprovechado por su compañero, que se coló al despistado Piquet cuando esquivaba al McLaren. Lewis, en duodécima posición, se unió al trenecito de Heidfeld, tras el que marchaban Räikkönen y Kubica - Iceman hizo alguna tentativa en el final de recta, cerrada por Nick sencillamente moviéndose a la trazada.
Bastante más desesperado, Sebastian veía cómo su carrera quedaba arruinada detrás de Massa, completamente entregado a su labor y tan lento que Webber terminó pegándose a ambos. Barrichello recolectaba vueltas rápidas, pero del único que no conseguía abrir hueco era precisamente de Button, su inmediato perseguidor.

Durante la primera ronda de repostajes el grupo de El Bueno, de monoplazas cargados, calibraba sus posibilidades, aunque la desgracia no tardó en caer en Räikkönen, obligado a abandonar por problemas mecánicos.
El conflicto entre Massa y Vettel se mantenía con una parada simultánea debido a un retraso en el pit stop de Red Bull, y excepto ellos y los BMW - a los que se acercó Hamilton - todos se mantenían bastante separados. A la vez que Lewis y Nick realizaban su primer repostaje a Barrichello ya le tocaba hacer el segundo, confirmando una estrategia a tres paradas.

La táctica de Rubinho le dejó en persecución de Vettel y su muro particular, y aunque se esperaba que Felipe se convirtiera también en un tapón para él, no consiguió acercarse.

En cuanto a la situación general, Webber, por su parte, mostraba un ritmo muy fuerte, y la competición se centraba en Kubica y Glock, que se encontraron con Hamilton - en décima posición - a la salida del pit lane, con oportunidades para los tres. Vueltas más tarde era Alonso el que se encontraba en su reincorporación a Lewis, obligándole de forma expeditiva a abrir la trazada en defensa de su posición.

Mientras algunas estrategias estudiadas se medían - tras sus segundo pit stop Button se colocaba tercero a 15 segundos de Barrichello, pendiente del último - en el muro de Ferrari volvían a quedar en evidencia: Felipe recibía la comunicación de un error con la carga de combustible que sin remedio le obligaba a dejar pasar a Vettel y poner un mapa de consumo que con cuatro segundos más por vuelta le dejaba haciendo cuentas con su ventaja frente a Alonso.
Los dieciseis segundos a tres vueltas se volatilizaron y El Nano se hizo con la quinta posición - y sólo por unos metros Heidfeld no dejó séptimo al Rayo Rojo.

La bandera damero recibió a los Brawn, tan acostumbrados que Rubens se lamentaba por sus tres paradas más que alegrarse por su resultado, seguidos por Webber, que discretamente ocupó la última plaza del podio. El Bueno, también por regularidad con su depósito lleno, volvió a puntuar para BMW.

La conclusión pasa por los ganadores, que empiezan a aburrir por su efectividad.
Button realiza esta temporada un pilotaje muy serio, sin fallos, al que sólo las circunstancias pueden poner algún 'pero', más allá de la estabilidad de un coche que parece sacado de un scalextric. A Jenson se le ponen las carreras de cara en la mayoría de ocasiones, así que da la impresión de que no necesita esforzarse.
En el Gran Premio de España su mayor rival, su compañero, ha fallado - muy relativamente - con su estrategia de tres paradas (seguramente Barrichello no esperaba coger la cabeza en la primera curva); y otra vez las circunstancias de tráfico le han facilitado ganar ventaja frente a los Red Bull - muy concretamente respecto a Vettel - sin contar una pista de giros rápidos casi sin rectas, a la medida del monoplaza.

Precisamente, después de la introducción de mejoras, el diseño de Newey sigue siendo el único capaz de inquietar a Brawn. Especialmente llamativo es el decepcionante remozado de McLaren, tan corto que casi es un paso atrás teniendo en cuenta el buen aprovechamiento de recursos de algunos de sus rivales.
La carrera de Webber ha sido un alarde de profesionalidad, que le ha colocado tercero sin hacer ruido, descontando el impresionante contraataque a Alonso, una maniobra increíble tras la que se ha sumido en la discreción de un ritmo alto y regular. De golpe se ha colado por delante de su desesperado compañero, que ha perdido todas sus opciones en una salida bastante mala - en la que ha influído la suciedad fuera de la trazada y el poder del KERS rival.
En cualquier caso Vettel ha estado bastante apagado, con remordimientos de la pole perdida que hubiera dado la vuelta a la situación.

De forma parecida a El Almirante, Heidfeld también ha asomado en los puntos a base de no fallar, ocultándose cuando Räikkönen dejó de ser un problema.
Con momentos más llamativos, pero una carrera bastante tranquila, Alonso ha llegado el primero detrás de Brawn y Red Bull, todo un mérito de resistencia.

Pero el tema principal es el que ha destacado toda la temporada: Ferrari.
La resurrección de F60 es sobrecogedora, francamente increíble, porque se ha puesto a la altura de Toyota o Williams, puesto a prueba en un circuito exigente con el chasis. El rendimiento del coche ya no es uno de los problemas críticos de la Scudería ... o casi, porque con el de Räikkönen van tres abandonos en cinco carreras.
Lo que resulta realmente increíble es que con el resultado de Massa y la impresión positiva del monoplaza, de su trabajado salto tecnológico, el equipo no pueda escapar de la impresión de caos y ridículo.

Es difícil explicar que con un sólo coche en pista, con un piloto defendiéndose a base de manos de un rival más rápido, se produzca un fallo de cálculo que tire por tierra todo el trabajo. Ha faltado poco para que Felipe tuviera que realizar un tercer repostaje, que ha evitado cediendo dos posiciones - no han sido tres por unos metros - dando una imagen lamentable. La bronca pública al ingeniero de pista está perfectamente justificada, por mucho que sea propia de equipos al final de la parrilla, entre otras cosas porque no ha sido capaz de ofrecer soluciones.
Felipe Massa ha hecho, por encima de esta bochornosa situación, una carrera enorme; aunque casi es lo que se esperaba por la alianza con las circunstacias - ventaja en la salida por el KERS sumada más tarde a las nulas posibilidades de adelantamiento en la defensa frente a Vettel - Felipe no ha fallado.
Massa ha sido la auténtica estrella del Gran Premio de España.

Un año más el espectáculo, más bien su carencia, ha vuelto a mostrar que Montmeló sobra.


Enhorabuena a Brawn, dominando en un circuito idóneo en el que la suerte del campeón ha vuelto a demostrar estar de su parte, y a Mark Webber por su aparentemente relajado tercer puesto.

Decepción por las nuevas especificaciones de McLaren, que parece dar pasos muy pequeños.

Ánimo a Felipe Massa, protagonista de la mejor actuación del Gran Premio, pero con el enemigo en casa.


Puerto base, Côte d'Azur, Mónaco.

6 comentarios:

J. ARCE dijo...

Yo creo que Red Bull podría haber sido un pco más agresivo con Vettel y hacer una primera parada corta para pasar a Massa. En Brawn tienen claro quiés es su aspirante al título. Tienes razón que la mejoría de Ferrari es espectacular, pero después de la pifia ésto ha quedado eclipsado.

Il Venturetto dijo...

A mí primero me sorprendió que Massa entrara en la misma vuelta que Vettel cuando se suponía que llevaba casi 6 kilos más de combustible. Y la segunda parada, clavada también.
Más carga, mismas paradas, mismos repostajes... no cuadraba. Llegué a pensar (y no lo digo de coña) que Massa llevaba gasolina de más en el segundo repostaje para alargar más la segunda parada y cubrir mejor a Vettel.
La mejora de Ferrari es espectacular: han pasado de hacer el ridículo a ser el hazmerreír de medio mundo.

Has vuelto a hacer el mejor resumen que se puede hacer de esta carrera: "Montmeló sobra"

David dijo...

Si Vettel para antes seguro que se hubiera encontrado con más tráfico.

A este paso Montezemolo mandará hacer una visita de cortesía a la familia de Brawn a ver si le convence de volver.

Anónimo dijo...

Me alegro por BMW... y mas por Nick. realmente se lo aguantó a Kimi y luego tb. a Lewis. Un relojito.. y en el último repostaje dejó atrás a Nico.... una pena... con una vuelta mas lo pasaba a Felite tb... un muy esperanzador fin de semana para él. Veremos en la próxima que hay con el doble difusor que anuncian....

Hiarbas dijo...

Montmelo sobra, es cierto, pero a ver que nos vende Bernie...¿habeis visto el video del circuito de Roma? mas de lo mismo.

De tragicomedia se pueden definir las palabras de Massa hablando con el box, tras decirle que si, que la luz que ve en el volante, es la del surtidor, que no hay mas....

Pero bueno, El F60 con Massa, estan ahi, solo falta que Ferrari tambien lo este. Monaco sera un polvorin parala Scuderia.

Y a mi amigo Vettel, Montmelo lo mató, (aunque la mala salida no se la quita nadie). Espero como agua de Mayo la cita monegasca, y apostare por su victoria.

Saludos.

Adrian dijo...

Hola!!

Sin duda, por lo que leo en el artículo, fue impresionante y una experiencia que no he vivido nunca como lo han hecho los viajeros que dejan sus opiniones en
hhttp://www.trivago.es/montmelo-103772/instalaciones-deportivasestadio/circuito-de-cataluna-361571 donde cuentan como vibraban con cada vuelta. Saludos