07 octubre 2007

Análisis - Shanghai 2007

La fina lluvia que mojaba el asfalto ha desdibujado las estrategias planteadas para el Gran Premio de China, especialmente porque el estado de la pista no quedaba definitivamente establecido, una condición que, de momento, obligaba a calzar neumáticos mixtos.
La carrera quedaba totalmente abierta pero a merced de Hamilton, a la vista de su excelente comportamiento en agua y su proverbial suerte. Felipe Massa, sin motivación, se preparaba para sufrir con su inadaptación.

La estrella de la salida ha sido Fernando Alonso, capaz de superar el arranque de los Ferrari, colocarse en paralelo con Massa y adelantarle en la Curva 3, aunque en una situación tan ines
table que a pesar de la pista mojada el Ferrari era capaz de recuperar su posición antes de que El Nano se asentase.
Los cambios de posición eran variados en la zona más
complicada: Heidfeld subía hasta el sexto puesto, Coulthard se mantenía y Button bajaba; Ralf Schumacher hacía un trompo en medio del montón de la primera curva y pronto tendría compañía: Barrichello se llevaba por delante a Davidson en el mismo punto.
Sebastian Vettel comenzaba a destacar entre todos ganando las cinco posiciones de su sanción en la primera vuelta.

Con las plazas más definidas tras las primeras vueltas, se establecían los duelos entre los pilotos rápidos y los hábiles, capaces de mantenerse ante coches más potentes. El acoso implacable de Alonso a Massa era el más importante, puesto que la diferencia de rendimiento permitía escapar a Hamilton y Räikkönen a un ritmo al alcance de El Nano; aunque quizá el más entretenido derivaba del trenecito encabezado por Alex Wurz.
Tras la pasada de Sato al Williams, Rosberg presionaba a Fisichella al estar ambos atrapados por el tapón de Wurz; la solución más sencilla ha consistido en el adelantamiento de ambos a su predecesor, algo especialmente sencillo para Nico, que ha adelantado a su compañero, totalmente rendido, por velocidad en el exterior de la recta principal. Poco después del pase Rosberg ha quedado enfrentado a Sato.

Más atrás se iniciaba una batalla sorprendente: el lentísimo Renault de Kovalainen bloqueaba a Vettel,
rápido y agresivo, y a Trulli. Tras pelear con el control de su propio coche (el Toro Rosso se resistía a mantenerse en pista), Sebastian se lanzó en la recta de atrás, empujando en paralelo a Heikki hacia el exterior hasta culminar su movimiento en la Curva 14. Igualmente espectacular era el adelantamiento de Kubica a Liuzzi, calacado excepto por un detalle: la potencia del BMW le permitía alcanzar con claridad el interior al final de recta sin necesidad de bloquear a su presa.
La pasada más loca la iba a realizar Jarno Trulli, animado por la acción de Vettel y los evidentes problemas de Kovalainen de subviraje, entre las Curvas 8 y 9 aprovechadas como una rápida enlazada. El turno era de Button, que a pesar de mejorar sus tiempos era incapaz de adelantar al Renault, lo que resultó en una nueva caravana tras Kovalainen, al echarse Rosberg y sus perseguidores sobre ellos.

La pista comenzaba a secarse peligrosamente para los compuestos usados por todos, y la proximidad del primer pit stop hacía ganar en importancia los riesgos que los equipos asumieran en la elección de neumáticos.
En cabeza Hamilton escapaba de Räikkönen y Alonso se mantenía pegado a Massa, que cortaba totalmente su ritmo de carrera.
La carrera se animaba con la desigualdad provocada por las condiciones de la pista y el estado de los neumáticos: Wurz intentaba adelantar a Schumacher, Davidson abandonaba clavado en la puzzolana de la segunda curva y Button perdía la partida con Rosberg en la recta trasera, aunque a punto ha estado de recuperar su plaza en el giro.

El primer pit stop lo realizaba Hamilton, marcando las estrategias de todos sus rivales: la decisión de McLaren ante la posibilidad de lluvia ligera y la presencia de zonas húmedas fue mantener los neumáticos, con mejor agarre en estas condiciones que los de seco aunque convertidos en slicks en la práctica debido al desgaste.
Inmediatamente sus tres perseguidores copiaban la táctica, manteniendo el orden aunque con un acercamiento de Räikkönen.
Los problemas de Kovalainen crecían y un patinazo en la Curva 4, con un derrape más propio de un rally, le
hacía ceder ante Rosberg después de aguantarle mucho tiempo, más preocupado por no salirse; poco después, aprovechando la presencia de Yamamoto, El Hermanísimo se hacía con él al final de la recta principal.
Un nuevo trenecito se formaba tras Liuzzi al ceder Heikki, sólo que esta vez el adelantamiento se producía entre los perseguidores: Schumacher conseguía pasar a Rosberg repitiendo un intento frustrado en el exterior de la Curva 14. El Toyota tenía vía libre para alcanzar a Vitantonio, algo que realizaba en las dos primeras curvas en las que se colocaba en paralelo, aunque sólo para ver como Liuzzi se le llevaba por delante.

El primero en arriesgar con neumáticos de seco fue Mark Webber, con un resultado bastante negativo: la falta de grip facilitaba el paso de los Renault y Button, en guerra personal de la que saldría vencedor Físico.
El ritmo de Massa caía vertiginosamente y Alonso se pegaba al máximo, consiguiendo finalmente adelantar al Rayo Rojo en la maniobra más espectacular del Gran Premio. El Nano había elegido el final de la recta trasera, el punto óptimo, para pasar a Felipe aunque optando por una ingeniosa variación para cogerle por sorpresa; la Flecha de Plata se tiraba al exterior de la Curva 14 aparentemente demasiado rápido y cuando Massa se colocaba en la trazada, Alonso giraba completamente el McLaren aprovechando la amplitud de su posición realizando una magnífica derrapada que le alzaba a la tercera posición.

Massa, tras su derrota, se dirigió al pit lane para realizar la última parada preparando el Ferrari para una pista completamente seca.
Las eliminaciones se acumularon en pocas vueltas: un trompo dejaba fuera a Schumacher en la última
curva, un accidente acababa con el Spyker de Sutil y, lo más importante, terminaba la carrera para Hamilton.
Con evidentes problemas de neumáticos Lewis se defendía
de Räikkönen aplicándose al máximo, haciendo sufrir mucho más a las ruedas; tras colocarse en paralelo en la zona más lenta, las curvas tercera y cuarta, Iceman era incapaz de culminar su maniobra, aunque finalmente la pérdida de control del McLaren y la estabilidad de Ferrari propiciaba el adelantamiento en las Curvas 9 y 10. Con la banda de rodadura de la Flecha de Plata consumida Trulli conseguía desdoblarse y Alonso devoraba la diferencia con su compañero, que sólo podía aguantar lo posible para alcanzar el pit lane aproximadamente al tiempo de su parada programada.
Sin embargo la suerte de Hamilton le traicionó y las dificultades para mantener la trazada le dejaba atrapado en la puzzolana de la entrada, tanto que a pesar de mantener el motor encendido los comisarios fueron incapaces de liberarlo.

El Campeonato del Mundo se reactivaba y el Gran Premio no perdía interés, como demostraba la sensacional frenada en la Curva 14 que permitía a Button pasar a Wurz.
El líder provisional, Kubica, dejaba sin disipar las dudas sobre su estrategia, que podría haberle dado la victoria, debido a un fallo hidraúlico que le dejaba fuera. Aunque El Nano recortaba las distancias con
Iceman, suficientemente amplias, la sorpresa era el autor de la vuelta rápida: el Honda de Button era un avión más rápido que los líderes, que se deshacía de Vettel, el inesperado cuarto, con facilidad. El honor lo disputaba Botón nada menos que con Giancarlo Fisichella, dos posiciones más atrás y batiendo las marcas, aunque a ambos les quedaba aún una parada.
Coulthard formaba una caravana y su seguidor, Mark Webber, aflojaba en el final de la carrera, un descuido que le costaría un adelantamiento de Kovalainen, con el Renault recuperado.

Vitantonio Liuzzi, en los puntos, era consciente de su buen resultado y se concentraba en los retrovisores para bloquear a Heidfeld después de haber aguantado a Wurz; a pesar de la diferencia el Toro Rosso resistió todos los ataques hasta el final coronando un fin de semana perfecto del equipo, que ha demostrado gran capacidad táctica.
La estrategia de Sebastian Vettel, que con una parada se mantenía en cuarta posición, era el mejor reflejo del éxito y el estado de forma de la escudería, que ha sorprendido a todos, con los pilotos a la altura; aunque el cálculo de combustible parecía muy ajustado la bandera damero ha visto pasar a un Vettel pletórico en la mejor posición de la corta historia de Toro Rosso.

Räikkönen y Alonso pasaban primero y segundo, aunque sólo resultaba importante para el Campeonato del Mundo: el resultado de Button y Liuzzi, detrás de Vettel, era mucho más llamativo por poco habitual y justamente logrado.

El principal dato del Gran Premio de China ha sido el abandono de Hamilton, que deja el Campeonato del Mundo completamente abierto al tratarse de una cesión a la presión y a la inexperiencia.
Lewis se ha mostrado humano, y sus perseguidores implacables, aunque su fallo de novato es de agradecer porque también es un error de campeón: en lugar de rendirse al cálculo de puntos, como era de esperar, peleó con Räikkönen por la victoria sin tener en cuenta lo suficiente del resultado.
Es el hambre que identifica a los grandes.
El comportamiento de Hamilton, agravando los problemas de los neumáticos, es reprobable por parte del equipo por poner en peligro un título seguro, pero totalmente de agradecer por parte de la competición porque incluso el desastre en que finalmente ha derivado contribuye al espectáculo del Gran Circo, animando enormemente la lucha por el Campeonato del Mundo.
Por último es de elogiar su actitud de agradecimiento y apoyo al equipo. Muchos deberían aprender de él.

Dos parejas han sido los ganadores en Shanghai.
Alonso y Räikkönen están más cerca de lo esperado de la victoria final con el mejor resultado de los posibles: ambos siguen vivos y sin fallar en el combate, y no parecen dispuestos a hacer ninguna concesión en la última batalla. Ha sido una nueva ocasión para demostrar que su habilidad sobre mojado está un paso por encima de los demás, especialmente de Massa, que de no haber estado por medio quizá hubiera permitido ver un duelo directo entre ambos.

Por otr
o lado está el enorme éxito de Toro Rosso, que ha triunfado como equipo, con una estrategia brillante para Vettel, e individualmente, tal como ha quedado demostrado en el final a la defensiva de Liuzzi. Todo ha funcionado a la perfección, el conjunto ha estado especialmente inspirado, y la recompensa ha sido grande: un cuarto y sexto puesto que los gritos de júbilo de Sebastian Vettel han probado que saben a victoria.
El increíble triunfo de Toro Rosso eclipsa bastante los cuatro puntos ganados por Jenson Button en una carrera memorable; el Honda ha funcionado bien todo el fin de semana y ha cerrado un Gran Premio redondo, que hace pensar que Barrichello simplemente no ha estado a la altura.

La peor parte ha corrido por parte
de los malos compañeros, Wurz y Fisichella, como suele ser, a pesar de que los primeros pilotos no hayan conseguido buenos resultados, en gran parte por demérito de los monoplazas.
Aunque si hay un caso especialmente llamativo es el de BMW, más concentrados en desarrollar el
próximo monoplaza que en una competición en la que no se juegan nada; la fiabilidad, algo impensable en la parte más activa de la temporada, ha traicionado a Kubica cuando una victoria en Shanghai era posible, dependiendo únicamente de la estrategia. Nick Heidfeld ha tenido un rendimiento menos justificable, aunque el punto de partida no era especialmente bueno.
La desgana de BMW es patente y quizá podrían haber planteado no competir al no jugarse nada, y dar oportunidad a los pequeños para volar alto.

Felicidades a los veteranos Räikkönen y Alonso, confabulados para recordar que siguen ahí y son los mejores.

Una enorme enhorabuena a Toro Rosso por una actuación sobresaliente en la que parecía haberse dado la vuelta a la clasificación. Los últimos serán los primeros.

Y ánimo para Hamilton, que se está ganando la admiración de los aficionados demostrando que no le basta con ganar: quiere hacerlo a lo grande, como las leyendas.

Levamos anclas, destino Interlagos.

14 comentarios:

Malasombra dijo...

Voy a mandar mi curriculum a la Secta, a ver si quieren un clon de Lobato para las retransmisiones.

Alguien tiene que hacer de Gordo Sandio junto al Montes...

Estoy indignado...

David dijo...

Que el gran Andrés Montes se ponga de parte de Takuma Sato.
¡El Huracán! ¡El Huracán!

Por cierto, ayer murió Norifumi Abe, un coloso del deporte-espectáculo.

Resquicat in pace, Norick

Malasombra dijo...

Sato! JUGON!

Tengo que ir pensando una entradilla como la del Gordo...

"Bienvenidos a la formula 1, si parpadean se..." NO.

"Bienvenidos al Circo Ambulante de la Formula Uno! Como están ustedeeeees??"

Abe? Es uno de los magos del drifting??

César dijo...

Al Sandío lo que le pasa es que es corto de piel... y claro, cuando pestañea se le abre el culo y suelta lo que suelta.

Anónimo dijo...

Venga David, mójate y haznos un prónostico de quién va a ganar el campeonato.

Gonzalo y Adolfo

PD: no te acostumbres a que posteemos, hoy estamos aburridos en la escuela xD

David dijo...

César, es una buena teoría.
Yo no sé exactamente lo que le pasa, sólo sé que es grave.

Master & Commander, nada menos, escribiendo en El Anaconda.
Muchachos, está claro que ganará Hamilton (sólo esta declaración aumenta enormemente las posibilidades de Alonso y Räikkönen), simplemente porque la ventaja es muy grande: a Kimi sólo le vale un abandono y si Fernando gana, es difícil que el otro McLaren no esté a la altura.

Leonov dijo...

Hola a todos.

Otro genial análisis. En este caso, sí que presté debida atención a la zona media de la carrera, merced a una buena realización.

Si me permites una puntualización que tal vez se te haya pasado por alto, en realidad no hubo tal lucha entre Räikkönen y Hamilton. Yo pillé al vuelo lo que más tarde Kimi confirmó, que no quería pasarle porque había banderas amarillas en esa zona del circuito. No recuerdo qué coche fue, el caso es que estaba claro que Hamilton era lentísimo, necesitando ralentizar el ritmo y abrirse en cada curva. Era obvio que Kimi no quería pasarlo porque había bandera amarilla. Justo en el tramo en que las banderas desaparecieron, Kimi aprovechó una de esas aperturas de trazada para pasarlo.

Al finalizar la carrera, Kimi así lo confirmó.

AdriRiquelme dijo...

Una pregunta:

Después de un año de polémicas con sanciones, des-sanciones y demás hay algo que no tengo claro. Cuando Hamilton se queda clavado, hasta que punto puede recibir ayuda de alguien que no sea su propio coche para volver a la carrera?

David dijo...

Según la Orden General de la FIA, esa que el comisario Joaquín Verdegay no debe haberse leído como se deduce de su empeño por extender esa idea de que Alonso fue sancionado en Hungría sin que exista un artículo en el Reglamento que lo justifique, dice:

"Un coche parado que no pueda valerse por sus propios medios para evitar una situación peligrosa, podrá ser ayudado por los comisarios.
Si de esta acción supone el encendido del motor, el coche se considerará excluído".


En cierta manera la redacción del artículo justifica incluso la inédita ayuda de la grúa a Hamilton en Nürburgring, aunque contradice el principio de máxima seguridad.

Vamos, que mientras el motor esté en marcha, aunque llegué a la pista con tracción humana puede continuar la carrera.

Esto es algo de dominio público desde que alguien que no nombraré, pero que responde a las iniciales M.S., se quedó clavado en la puzzolana con su coche rojo y treinta segundos después tenía a quince o veinte tifosi ... perdón, marshals, empujándole como si su vida dependiera de ello.

Il Venturetto dijo...

Ese tal M.S. estaba al borde de la pista y era necesario que le empujaran para restablecer la seguridad en la pista, el equilibrio cármico del universo y la integridad de las cuentas bancarias de Bernie Ecclestone.

¡ZAS!

Malasombra dijo...

Sanganchao, sanganchao!
Necesito un mp3 de "Que manos! Que manos!" y ya tengo los greatest hits del Gordo Sandio...

Por otro lado, os dejo el enlace de las risas que se echan el trio del podio a costa del "hoy no hay grua"

http://www.youtube.com/watch?v=bm__9s603c4

David dijo...

Alonso con chispa y gracioso, Kimi riéndose ... ¡me los han cambiado!.

Malasombra dijo...

Verdad que si, David?

Que razón tenia el Tito Bernie cuando dijo que Hamilton iba a aportar frescura y cosas nuevas a la F1...

El tito Bernie si que sabe, joder...

PD: Alguien ha podido leer la noticia con los comentarios de Kimi y Alonso a las declaraciones de Ecclestone?
Es que cuando me llegó, F1-Live ya la tenia en "Archivos", y no he podido leerla...

Malasombra dijo...

Me respondo a mi mismo, encantado:

http://es.eurosport.yahoo.com/08102007/7/alonso-kimi-pasan-ecclestone.html

Grande Kimi, con 2 cojones!

Espero que ganen el mundial cualquiera de los 2... lo que me iba a reir...