21 noviembre 2007

Música - Cosmic Girl

Jamiroquai es una de las bandas que representa a los noventa. Nacidos al funk a principios de la década, hicieron evolucionar su estilo de forma desenfadada a formas cada vez más cercanas al dance y la electrónica, haciendo en cierta forma honor a su nombre: una composición de Jam, esilo libre de interpretación, y una derivación de Iroqués, una tribu nativa americana amante de la tierra, representada por el tocado tradicional de su líder, Jason Kay.

El rostro, la voz y el alma del grupo es Jay, con un protagonismo basado en su personalidad magnética y
potenciado por su identificación con sombreros extraños y llamativos. Sin embargo es su gran cualidad, sus sobresalientes dotes para el baile, la que le ha convertido merecidamente en el centro de los videos de Jamiroquai, que habitualmente son piezas especialmente notables, algunas excepcionalmente brillantes como Virtual Insanity, centradas sobre el frenesí del líder.

La gran pasión de Jay Kay son los coches, una afición
que ha marcado al grupo hasta el punto de que la portada de Travelling Without Moving, publicado en 1994 y consagrado con once millones de ventas como el disco de funk más popular de la historia, sitúa el símbolo de la banda, la fácilmente reconocible silueta del cantante con su gorro indio, como sustituto del cavallino rampante del logotipo de Ferrari, además de inciarse con el sonido del motor del Lamborghini propiedad del líder.
Una de las canciones del álbum, Cosmic Girl, una interpretación futurista sobre la fascinación por una recién conocida, fue ilustrada con un
llamativo video.

Más allá de que la chica cósmica que da nombre al tema no aparezca por ninguna parte, resulta muy extraño no ver a Jason bailando mientras suena Jamiroquai. En su lugar cede el protagonismo a su colección de coches de lujo, una excentricidad para muchos y una inversión según su punto de vista.
Al amanecer del Cabo de Gata, A
lmería, Jay Kay se pone al volante de un Lamborghini Diablo SE30 violeta acompañado del bajista Stuart Zender, y junto a un Ferrari F40 rojo intenta dar caza a un Ferrari F355 Berlinetta negro, la representación de la mencionada chica, durante todo un día.

A pesar de su aparente simpleza, que conduce a un brillante resultado, la producción sufrió curiosos problemas.
En primer lugar durante el traslado del Reino Unido a España de los tres deportivos, el conductor del Diablo sufrió un accidente que envió el coche de 240.000 dólares al desguace. Afortunadamente encontraron un coche exactamente igual propiedad de un coleccionista de la zona, que no se libro del sino aciago de su predecesor.
Durante el rodaje el nuevo Lamborghini sufrió un golpe en la ventanilla, que tuvo que ser completamente retirada; y además, debido a problemas de espacio, para realizarse la filmación del interior también tuvo que desmontarse el parabrisas. Estos inconvenientes, apreciables en el viento sobre los ocupantes, no impidieron a Jay mantener el coche al límite como demuestran las caras de Zender, poco acostumbrado a este estilo temerario de conducción.

La locura de Kay por la velocidad queda perfectamente retratada en este video, aunque va mucho más lejos:
además de ser reconocido como participante en carreras ilegales y a pesar de haber sido detenido en dos ocasiones por exceso de velocidad, una de ellas a 180 Km/h, se siente afortunado al admitir haber alcanzado los 280 Km/h en una carretera pública, una acción que le hubiera enviado a la cárcel de haber sido interceptado, una maniobra sólo al alcance de la R.A.F..
La joya de su colección, en la que se encuentran marcas como Bentley, Rolls-Royce, Aston Martin y rarezas como un Fiat 1000 Abarth, es el Ferrari Enzo, al que incluso llegó a dedicar una canción, Black Devil Car.




Debo haber muerto e ido al cielo
porque eran las once y cuarto de un sábado en 1999.
Frente a dónde me encontraba en la pista aterrizaba,
estaba claro que era de otro tiempo.
Como una pequeña Barbarella,
con sus estrellas y su paraguas,
me preguntó si quería magnetizar.
'Debo hacer un viaje sideral,
porque debería comprobarte',
así que me disparó un láser con sus ojos cósmicos.

Sólo es la Chica Cósmica, de otra galaxia.
Mi corazón está a gravedad cero.
Es de un mundo cósmico:
poniéndome en éxtasis, transmitiendo en mi frecuencia.
Ella es cósmica.

Compruebo todos mis radares
porque dijo que era de un quásar
a cuarenta mil millones de años-luz.
Es un sistema solar lejano,
traté de llamar pero no la tenían en la guía,
así que la pedí un número de todas formas.
Ella me dijo: 'Sube a mi transporte
para que que te pueda teleportar
alrededor de mi cuerpo celestial'.
Puede tratarse de un encuentro cercano
así que debo tener cuidado de no ser torpe.
Me manda al hiperespacio cuando veo su bella cara.

Sólo es la Chica Cósmica, de otra galaxia.
Mi corazón está a gravedad cero.
Es de un mundo cósmico:
poniéndome en éxtasis, transmitiendo en mi frecuencia.
Ella es cósmica.

Me manda al hiperespacio cuando veo su bella cara.
Me manda al hiperespacio cuando veo su bella cara.

Sólo es la Chica Cósmica, de otra galaxia,
transmitiendo en mi frecuencia, sí.
Cósmica.
¿No podrías ser mi mujer cósmica?
Te necesito, quiero que seas mi chica cósmica
hasta el final de los tiempos.

Personalmente me recuerda a mis días de instituto, concretamente me lleva a la imagen de una mesa con media cubierta arrancada en la que una chica, entre otros dibujos, había realizado un enorme anagrama sobre la madera de Cosmic Girl, con lunas y estrellas.
Vaya por todos vosotros, compañeros del Instituto de Bachillerato Fortuny, allá dónde esteis.

8 comentarios:

Credendo Vides dijo...

Vaya, destrozar dos coches como ese...
Si es q el q tiene dinero es excéntrico, pero si lo hiciéramos nosotros seríamos unos locos jejeje.
Saludos desde el Inframundo.

David dijo...

Esta es oficialmente la entrada que ha tenido menos éxito en El Anaconda.

DREAMMER dijo...

David, no me extraña....

a quien leches (además de a ti) le interesa un petardo loco como el Jamiroquai....????

David dijo...

Aquí los protagonistas son los coches; aunque la entrada vaya de música y lo que quieras sobre todo he puesto el acento en los tremendos deportivos.

Anónimo dijo...

Está bien hombre, yo por ejemplo no sabia que el video aquel se rodara en Almería y me ha sorprendido. De todas formas no tienes que justificar que el tema interesante sean los coches.

Realmente tanto Jkay como su grupo tienen otras excentricidades más constructivas e interesantes; desde su concienciación medioambiental, a su amor por la música y por encima de lo comercial que tantos tantos desencuentros le ha provocado con Sony, y que a pesar de ello, es un echo objetivo, se hayan forrado.

Por mi parte les estoy agradecido en eso, ya que músicos forrados a costa de "prostituir" la música y hacer mierda ya hay demasiados.
Que luego a nivel personal resulte que el cantante se ha permitido tonterías sólo al alcance de jóvenes con demasiado dinero, ya es problema de él y quienes le rodeen, no?

De todas formas ya han pasado unas décadas desde que empezaron, ya está más crecidito y, por lo que sé aquella borrachera de éxito le costó una fuerte depresión por conflictos internos con sus valores. Supongo que ahora se gastará más dinero en ONGs, y si no, invito a las mismas a que lo llamen a menudo para darle la lata jajaja

En resumen, me quedo con la moraleja de que haciendo las cosas en las que uno cree se puede tener exito, porque es lo único que me puede interesar particularmente. Y agradecer a los verdaderos músicos hacer música de verdad, que es la caña.

David dijo...

Bueno, es que lo interesante de este video son los coches. Como comprenderás su preocupación medioambiental no tiene la más mínima gracia, por lo menos comparada con destrozar un Lamborghini.
No obstante, gracias por participar.

Anónimo dijo...

Hombre, más que gracia da pena, no? jeje

Por si no ha quedado claro, lo que quería decir es que me ha gustado tu artículo!

Más que una critica era una aportación, por los comentarios de los que decían que tu artículo no tenia interés.

A mi me gustó.. ¡y tambien te doy las gracias!

Anónimo dijo...

Interesante...no sabía de estas curiosidades sobre el vídeo de esta gran canción.